Deportes
Domingo 13 de Mayo de 2018

Ganó un partido de vida o muerte

Difícil momento Martín Salas, jugador de Deportivo, sufrió un accidente cerebrovascular. Si bien se desconocen los motivos, su recuperación ha sido muy rápida y sin secuelas

A pesar de tener 23 años y practicar deporte hace 16, Martín Salas sufrió un accidente cerebrovascular. Actualmente se recupera satisfactoriamente a la espera de poder seguir estudiando, además de jugar al básquet, su gran pasión.

Un momento que cambió su vida

Con la buena onda de siempre recordó lo sucedido. "El día anterior entrené normalmente, luego fui a ver un partido de futsal, llegué tarde a mi casa y me acosté".

Como al día siguiente no tenía clases en la facultad decidió que iba a dormir un poco más de lo habitual, por eso no puso el despertador.

"Cuando me desperté no sentía el brazo derecho y eso me puso bastante nervioso pero pensé que había dormido arriba del brazo. Pero no lo sentía y tampoco la pierna derecha", contó.

Ante esa situación quiso gritar pero no podía hablar. "La verdad que me saqué un poquito, estaba enojado y empecé a llorar. En ese momento me escuchó mi mamá (si no estaba no sé qué hubiera pasado) y me preguntó qué me pasaba. Pero no le podía explicar, quise agarrar el celular para escribirle pero no podía coordinar nada", explicó.

Cuando llegó su papá lo subieron al auto y lo trasladaron inmediatamente a la clínica.

Lo primero que hicieron fue colocarle oxígeno y a partir de ese momento Martín comenzó a sentir el brazo nuevamente y también recuperó el habla.

Tras unos estudios de rutina le realizaron una tomografía y posteriormente una resonancia magnética, donde en un principio no se observó nada, por lo que lo derivaron a una sala común.

Sin embargo en la reconstrucción los médicos notaron una pequeña mancha en el lado izquierdo de su cabeza, por lo tanto fue trasladado a la sección de cuidados intensivos.

"Yo hasta ese momento no tenía ni idea de lo que tenía y estaba pasando. Sólo sé que rápidamente comenzaron a llegar mis amigos, no sé cómo se enteraron", confesó.

Al otro día Martín recuperó la movilidad en el brazo y podía mantener un diálogo correctamente.

Fueron solamente dos jornadas en terapia intensiva, luego pasó a una sala común donde permaneció seis días más, hasta que hiciera efecto el anticoagulante.

¿Por qué?

En los días posteriores continuaron los estudios para tratar de establecer el motivo del ACV, ya que generalmente ese tipo de accidentes no son comunes en personas tan jóvenes.

Los primeros días en su casa fueron los más complicados, ya que acostumbrado a la rutina de estudio y deporte, debió estar tranquilo practicando escritura, lectura y concurriendo a rehabilitación.

"Cuando me dieron el celular tenía muchísimos mensajes. Comencé a responderlos pero al principio me costaba mucho escribir, tuve que poner palabras cortas. De a poco", añadió.

Facultad

Martín cursa el cuarto año de Ingeniería Química en la Universidad Nacional de Cuyo.

"Se han portado re bien, recibí muchos llamados y me ofrecieron una licencia estudiantil, es decir congelar la carrera. Por lo tanto este año trataré de sacar algunas materias y retomaré el año que viene", puntualizó.

Cuando se conoció lo sucedido sus compañeros de Deportivo Argentino salieron a la cancha con una bandera y una frase "Fuerza Big, te queremos".

Al respecto comentó: "Me emocioné mucho, juego en el club desde los 7 años, así que imaginate".

Otros equipos como Huracán y Andes Talleres también portaron banderas apoyando a Martín.

"Le envié un mensaje al Pino (Germán Rodríguez, jugador de Huracán) que lo conozco y le agradecí el gesto".

También recibió muestras de cariño de jugadores como Andrés Berman.

"Tengo una ganas tremendas de jugar, ahora lo estoy sufriendo desde afuera. Me di cuenta que desde la tribuna realmente se sufre mucho más", subrayó.

Lo mira por TV

Aprovechando el reposo Martín sigue los play off de la NBA por televisión.

"He visto todos, la verdad antes no podía porque tenía que entrenar. Así que ahora ya tengo agendadas las fechas de las finales (risas). No queda otra que esperar y estar tranquilo".

Fue un momento que seguramente no olvidará jamás, se despertó y primero pensó que era una pesadilla pero a pesar que cerró los ojos nada cambió.

Su juventud (23 años) y la fortaleza física, como así también la rapidez con la cual lo atendieron, fueron claves para su recuperación casi en tiempo récord.

Vive para contarlo porque Big fue el gran protagonista en un partido decisivo que finalmente lo tuvo como ganador.

Sus compañeros de Deportivo Argentino lo apoyaron con una bandera

Apoyo a Martín Salas.jpg

Comentarios