historia
Jueves 21 de Diciembre de 2017

La increíble historia del mendocino que es Olimpia de Plata

El mejor del año. Jesús Lugones es soldado voluntario del Ejército argentino, se radicó en Hungría y se convirtió en el mejor exponente argentino de esgrima a nivel mundial

La carta de presentación de Jesús Lugones diría, sintéticamente, que es el mejor esgrimista argentino de la actualidad.

Por sus brillantes logros este año (viene de conseguir el mejor resultado de la historia para un esgrimista nacional en el último Mundial de Alemania), el mendocino de 25 años fue reconocido con el Olimpia de Plata, tradicional premio que otorga el Círculo de Periodistas Deportivos (CPD) al mejor deportista del año en cada disciplina.

En una imperdible entrevista concedida al programa Primeras voces, de radio Nihuil, Jesús Lugones contó increíbles detalles de su vida, una historia de voluntad, esfuerzo y dedicación con el objetivo de hacer realidad un sueño: practicar esgrima.

"Desde niño hice todos los deportes en el Club Mendoza de Regatas, pero a los 7 años, motivado al ver la película del Zorro (risas), y acompañado por una amiga de mi hermana, comencé a practicar esgrima en la UNCuyo. Y no largué más. Allí aprendí con Marisil Puga, gran referente del deporte", expresó Lugones.

"Ya en el 2001, por la crisis que atravesaba el país, con mi familia nos fuimos a vivir a Estados Unidos. Pese a la distancia, seguí representando al seleccionado. Además, desde el 2014 soy soldado voluntario y represento al Ejército argentino en los Juegos Mundiales Militares", agregó.

Por ser un deporte amateur y con poco apoyo gubernamental, Lugones tuvo que tomar una importante y difícil decisión: irse a vivir a Hungría, país que es potencia mundial en esgrima. "Tras un viaje a Budapest hice amistad con algunos de mis rivales. Y así se generó el contacto con entrenadores para competir en aquel país, donde se puede vivir profesionalmente del deporte. La esgrima es la disciplina que más medallas olímpicas le ha dado a Hungría".

"Estoy muy bien en Hungría, por suerte me aceptaron de la mejor manera y es un hermoso país. Además, en Europa se disputan ocho Grand Prix al año, y durante toda la temporada estoy viajando y conociendo varios países. No se me acostumbran los ojos a cada experiencia", señaló.

Con la terna de esgrima en los Premios Olimpia se vivió una situación insólita. Jesús Lugones no fue ternado en un principio, pero como Flavia Mormandi renunció a la distinción (explicó que "otros" se lo merecían antes que ella), finalmente el mendocino se quedó con el Olimpia de Plata. "La verdad es que me sorprendió no ser ternado, pero bueno, no pasó nada, otro año se podía dar. Y cuando me enteré de que una compañera tuvo ese gesto me llenó de alegría. Son los valores que da el deporte y por eso mi deseo es que se siga difundiendo la esgrima en Argentina. Con ese objetivo pelearé por alcanzar la clasificación a los Juegos Olímpicos de Tokio", completó Jesús Lugones, orgullo del deporte mendocino.