Deportes
Domingo 09 de Diciembre de 2018

Malano coronó una exitosa carrera

Un grande. Hace tres años compitiendo en el Dakar se quebró cinco vértebras pero Mauricio Malano no bajó los brazos se subió a la moto y participó en un gran evento

Tras un serio accidente Mauricio Malano no imaginó que podría volver a subirse a una moto, sin embargo este año compitió en los Six Days, la prueba de enduro más importante del mundo que se desarrolló en Chile.

Con la buena onda de siempre Mauricio explicó los motivos por los cuales decidió participar.

"Lo charlamos con el Cato (Roberto Gajdosech) y lo vimos como un desafío personal. Después como no podía entrenar me bajé del proyecto pero el Cato insistió". Y agregó: "No sabemos cuándo volverá esta carrera a Sudamérica, pero si vuelve nosotros no tendremos edad para correr".

Sensaciones

La competencia más antigua y emblemática del enduro a nivel mundial consta de cinco días de carreras con una duración aproximada de ocho horas por día.

"Fue una experiencia muy satisfactoria, muy linda. Internamente sabíamos que no habrá otro Six Days", destacó.

El tercer día fue el más complejo ya que la organización ajustó los tiempos con los cuales se eliminaron a muchos competidores. Sin embargo el Club Team integrado por Malano, Gajdosech y Juan Cruz Castillo continuó sin problemas.

"Físicamente terminamos muy cansados. El quinto día anduve casi dos horas parado arriba de la moto ya que no me podía sentar porque se me acalambraba el aductor y también el bíceps. Si la carrera hubiese tenido un día más no sé si hubiese podido terminar", confesó Mauricio, que terminó la prueba en la 31° posición dentro de la C3.

Un día que cambió su vida

El 9 de enero de 2015 la camioneta que conducía José García cuyo navegante era Mauricio Malano sufrió un accidente en la etapa del Rally Dakar que unió las ciudades chilenas de Antofagasta e Iquique.

"Fue el destino porque no chocamos contra nada. En un momento veníamos a 23 kilómetros por hora, el auto saltó en una duna y al levantar los pies la columna se comprimió, por eso me quebré cinco vértebras (la 4, 5, 6, 11 y 12)". Y añadió: "Me descolocó la situación, no podía hablar y se me cortó el aire, por eso respiraba como un pez".

Fueron horas de mucha incertidumbre, nervios y preocupación. Pero todo salió bien y Mauricio salió adelante.

"Al no haberme golpeado en la moto cuando me subí no tenía malas sensaciones, aunque me costó adaptarme porque estuve dos años sin andar", comentó.

Si bien una de las vértebras no soldó del todo bien, eso no limita su movilidad, aunque este fanático de las motos tiene algunas restricciones.

"Me prohibieron andar en auto porque no puedo recibir golpes ni impactos directos en la espalda. En moto me autorizaron a andar, no a correr. Por eso en la carrera me cuidé mucho de los golpes y de posibles caídas", puntualizó.

Hace varios años atrás esta competencia de enduro se desarrollaba solamente en Europa. En ese tiempo Mauricio estaba en un gran momento, pero por cuestiones económicas nunca pudo competir.

"Fue muy emocionante llegar porque nunca me imaginé volver a estar arriba de una moto", manifestó.

Haber participado en esta competencia fue la frutilla del postre, quizás el punto final para una trayectoria tan extensa como exitosa.

Comentarios