Copa Libertadores
Viernes 05 de Octubre de 2018

"No tengo dudas que van a quedar eliminados, son malísimos"

Egidio, que había prometido cuatro goles para el Cruzeiro ante Boca, pulverizó al xeneize, semifinalista de la Libertadores.

Boca está entre los cuatro mejores de la Copa Libertadores de América. El Xeneize empató en el Mineirao y se quedó con el pase a las semifinales. Sin embargo, desde Cruzeiro apuntaron contra el arbitraje y la Conmebol e incluso dispararon contra el Club de la Ribera.

Dedé y Egidio, los dos jugadores del club de Belo Horizonte más polémicos, tuvieron duras declaraciones para con Boca y la Conmebol. El lateral izquierdo, que en la previa declaró que le harían cuatro goles al Xeneize, fue sumamente crítico con el elenco dirigido por Guillermo Barros Schelotto y con el árbitro Andrés Cunha.

"Ellos son malísimos, y el árbitro fue malísimo", remarcó el defensor del elenco de Belo Horizonte. "Fue vergonzoso de vuelta. Boca no hizo nada para ganar y no tengo dudas que van a quedar eliminados del torneo", sentenció el defensor que mostró su malestar por la derrota en las semifinales.

Después, el futbolista apuntó directamente contra el árbitro del partido. "El árbitro me dijo ustedes son malos, se fueron de la Copa. Ustedes lo perdieron, no hicieron nada para ganar", sostuvo. "Me preguntó si la culpa fue suya y le dije que por supuesto. Fue vergonzoso el arbitraje. Nuestra impresión es que el juez fue protagonista", agregó.

Dedé, quien volvió a ser expulsado en el duelo ante Boca, también se mostró crítico. "Hemos visto lo que pasó en el campo, no es llanto ni nada, pero fue difícil jugar porque embarraron mucho el juego", relató el defensor que fue el protagonista en los dos partidos.

"Jugar la Libertadores es difícil porque tiene un lado político muy fuerte", añadió el zaguero. "En estos dos partidos, fue un juego complicado no sólo dentro del campo, sino también afuera. "Creo que el marcador fue demasiado influenciado, el arbitraje se equivocó demasiado en estos dos partidos. El fútbol brasileño necesita mostrarse preocupado", concluyó.