Copa Argentina
Jueves 03 de Noviembre de 2016

Qué dijo el Melli tras quedarse afuera de la Libertadores 2017

"Siempre una Copa Libertadores sin Boca se siente, pero bueno no está y ya ha pasado en otro momento", sostuvo Guillermo Barros Schelotto.

El técnico de Boca Guillermo Barros Schelotto admitió sentir "dolor por la derrota y quedar eliminados, porque el objetivo era pasar", tras caer 2 a 1 ante Rosario Central en los cuartos de final de la Copa Argentina.
Barros Schelotto dijo en conferencia de prensa en el estadio Mario Alberto Kempes de Boca que "es difícil analizar el partido, pero en el segundo tiempo hubo posibilidades para empatar".

"El primer tiempo fue parejo, con poca situaciones para los dos, pero en cuatro minutos llegaron dos veces y marcaron y fue un golpe muy duro levantar esa desventaja", subrayó el entrenador.

En ese sentido consideró que en esas jugadas "hubo un centro que le cayó a José Luis Fernández y la agarró muy bien, pero luego el partido se desarmó en esas dos jugadas de gol".

"En lo futbolístico tuvimos situaciones para empatar, dos veces la pelota dio en el palo y el arquero de ellos (Sebastián Sosa) fue figura. Por eso la sensación fue que merecíamos más", sintetizó Barros Schelotto.
"En el segundo tiempo ellos se defendieron bien y sin embargo creamos situaciones", completó el técnico xeneize.

Para Barros Schelotto "siempre una Copa Libertadores sin Boca se siente, pero bueno no está y ya ha pasado en otro momento" y ahora el objetivo "es hacer lo mejor en la competencia que resta" por el campeonato de Primera División.

El entrenador consideró que "haciendo un análisis futbolístico Boca ha ido creciendo desde que empezó el semestre, pero el fútbol y la vida tiene estas cosas, estos golpes, y aún así hay que estar bien en la derrota".
"Esta vez quedamos eliminados ante un gran rival, que tiene buenos jugadores y un buen técnico, pero la bronca es que se pudo empatar porque no fueron superiores sino que el partido fue parejo y tuvimos nuestras chances", disparó Barros Schelotto.

"Eran 90 minutos, no se trataba de ver quien jugaba mejor sino de pasar esta fase, y es duro porque estábamos bien para pasar ante un rival que se hizo muy competitivo en los últimos años que sacó una ventaja en el primer tiempo y la defendió en el segundo", finalizó el entrenador.

Comentarios