Deportes
Sábado 09 de Febrero de 2019

Salieron a la luz detalles de la tragedia en Flamengo

"El aire acondicionado de mi cuarto comenzó a incendiarse y salí corriendo", contó uno de los chicos que estaba en la pensión. Hay diez muertos y varios heridos.

Cuando el fútbol todavía está golpeado por la muerte de Emiliano Sala, otra tragedia enluta más a la pelota: diez jóvenes de entre 14 y 17 años fallecieron y varias resultaron heridos en un grave incendio en el centro de entrenamiento del Flamengo, en Río de Janeiro. Y de a poco se van conociendo los testimonios para recrear lo que ocurrió.


El hecho se produjo alrededor de las cinco de la mañana de este viernes en las instalaciones del Ninho do Urubu, donde se entrena el conjunto carioca y la pensión de las categorías inferiores, en la zona oeste de la ciudad.


Felipe Cardoso llegó al club hace apenas cuatro días y era su primera semana en la pensión del Mengao, y fue uno de los sobrevivientes más afortunados ya que el desastre empezó en su habitación.


"El fuego comenzó en mi habitación, sólo tengo que agradecer a Dios por haber sido capaz de despertar y escapar de la muerte. Dios conforte a mis hermanos", escribió el joven en su cuenta de Twitter a poco de ocurrir el incidente.


Además, en declaraciones a Coluna do Flamengo, Felipe explicó que "el aire acondicionado empezó a incendiarse y salí corriendo". Además, se mostró triste por "no haber sido capaz de ayudar a sus compañeros. Estoy bien, sólo quiero olvidar las escenas".


Río recién comenzaba a recuperarse de la tremenda inundación del miércoles que dejó seis muertos. Las imágenes en la ciudad eran devastadoras, el paseo de las famosas playas de Copacabana e Ipanema estaba plagado de árboles caídos.


La sede del Flamengo sufrió las consecuencias del temporal y las instalaciones estuvieron cerradas el jueves por los estragos causados en el complejo. Según explicaron madres de los jóvenes futbolistas, el entrenamiento de este viernes había sido cancelado, lo que liberó a los chicos que viven en Río para que fueran a dormir en sus casas. De esta forma, sólo permanecieron en el alojamiento los adolescentes que vinieron de otras partes de Brasil.


Fuente:TN

Comentarios