Deportes
Viernes 29 de Junio de 2018

Se cumplen 32 años del Mundial que Argentina ganó en México

El 29 de junio de 1986 el seleccionado que comandaba técnicamente Carlos Salvador Bilardo le ganó a Alemania por 3-2 y se coronó campeona del mundo.

Hace 32 años la Selección Argentina obtuvo su segundo Mundial. En el DF de México, venció a Alemania por 3 a 2, con los goles de Brown, Valdano y Burruchaga. El conjunto de Carlos Bilardo se imponía por 2 a 0 pero una reacción teutona, a través de Rummenigge y Völler, empardaron el trámite. Sobre el cierre, un genial pase de Maradona le posibilitó a "Burru" definir el match. El árbitro del encuentro fue el brasileño Arphi Filho.

En el Estadio Azteca, el conjunto nacional salió a la cancha con Nery Pumpido; Cuciuffo, Brown, Oscar Ruggeri, Olarticoechea; Giusti, Sergio Batista, Héctor Enrique, Jorge Burruchaga (Trobbiani); Diego Maradona y Valdano.

La figura descollante de la Copa del Mundo fue MARADONA, que por entonces jugaba en el Napoli italiano. Jugó los 7 partidos del certamen, hizo 5 goles, tocó la pelota en 432 oportunidades, ejecutó 34 tiros libres, pateó 15 remates al arco y recibió 53 faltas. D10S.

Diego fue el capitán, conductor, goleador (anotó cinco tantos, uno de ellos memorable y considerado el mejor de la historia de los mundiales) y columna vertebral del equipo que eliminó, entre otros rivales, a Inglaterra en un partido por cuartos de final que quedó inmortalizado por sus dos tantos, el de la famosa "mano de Dios" y el segundo, considerado el "gol de todos los tiempos".


Embed



Fue también el Mundial que tuvo al primer técnico expulsado, ya que en el encuentro entre Paraguay y Bélgica, que empataron 2-2 en la fase de grupos y que significó la clasificación a la siguiente instancia de los guaraníes por primera vez en su historia su entrenador Cayetano Ré vio la tarjeta roja en el banco de suplentes por protestar fallos.


También, el lateral uruguayo José Batista, que por entonces jugaba en Deportivo Español, en la primeradivisión de la Arfgentina, fue el jugador en ser expulsado de manera más temprana en la historia de los Mundiales, ya que abandonó el campo a los 50 segundos de haberse iniciado el partido que los 'Charrúas' igualaron sin goles frente a Escocia.


Por esos tiempos, atrás habían quedado las controversias que surgieron por el intento de desestabilizar desde sectores gubernamentales al doctor Bilardo.


Según reconoció después el mismo entrenador, la usina desde donde se generaban los rumores acerca de su salida eran originados desde la Secretaría de Deportes del gobierno de Raúl Alfonsín, a cargo de Rodolfo O`Reilly.


México, que ya haba sido sede en 1970 cuando ganó el título el Brasil de Pelé, organizó el XIII Mundial porque Colombia, designada en 1974 para realizarlo, no pudo cumplir con determinados requisitos como la construcción de nuevos estadios, más una adecuada infraestructura hotelera y la modernización de las comunicaciones.


Para mayo de 1983, la FIFA decidió cancelar la nominación de Colombia (en épocas en que el narcoterrorismo sacudía al país) y otorgarle la realización a México, que también estuvo en peligro debido a una serie de terremotos que asolaron el país en 1985, con un saldo de 10.000 muertes y una inversión obligada de 2.000 millones de dólares para su reconstrucción.


El desempeño del equipo de Bilardo en las eliminatorias y en la gira previa fue cuestionado por algunos medios de prensa, sobre todo cuando perdió con Francia (sin Michel Platini) por 2-0 y luego frente a Noruega (1-0), un rival sin trayectoria ni figuras relevantes.


Así el equipo llegó a México, con debida anticipación para contrarrestar los efectos de la altura.


Bilardo, muy meticuloso, eligió como centro de concentración las instalaciones del club América, allí diagramó sus tácticas, estrategias y diagramó un grupo fuerte en el que sobresalía Maradona.


En el inicio de la concentración en México, una extraña enfermedad intestinal marginó del plantel al defensor Daniel Passarella, por entonces el capitán del equipo, y la cinta recaló en Maradona, quien respaldaba siempre con sus declaraciones a Bilardo y lo defendía de los ataques de un sector de los medios de prensa.


"Fuimos los primeros en llegar, y seremos los últimos en irnos", fue su vaticinio de Diego, al arribar a tierras aztecas.


Bilardo impuso su estrategia de juego a lo largo de la competencia, con un esquema innovador, el 3-5-2, con una defensa con un líbero y dos stoppers, más cinco mediocampistas.


Embed



Así, escaló peldaño tras peldaño, hasta alcanzar el título luego de una campaña brillante, sin fisuras, con un Maradona excelso y otros solistas que rindieron a pleno para conformar un verdadero equipo.


En la final, el seleccionado argentino se midió con Alemania y ganó por 3-2, con tantos de José Luis "Tata" Brown, Jorge Valdano y Jorge Burruchaga, mientras que para los germanos señalaron Karl Heinz Rummenigge y Rudi Völler.


Aquel plantel estuvo integrado, además, por Nery Pumpido, Luis Islas, Héctor Zelada, José Luis Cucciuffo (fallecido en el 2004), Oscar Ruggeri, Néstor Clausen, Julio Olarticoechea, Sergio Batista, Ricardo Giusti, Héctor Enrique, Ricardo Bochini, Claudio Borghi, Marcelo Trobbiani, Carlos Tapia, Oscar Garré, Pedro Pasculli, y Sergio Almirón.


Argentina, que había salido campeón del mundo por primera vez ocho años atrás, en 1978, y que había decepcionado en España 1982, se coronó en forma brillante en México con un equipo que gozó de un genio como Maradona, pero que tuvo otros intérpretes sobresalientes, como Burruchaga, Valdano y el "Cabezón" Ruggeri.

Comentarios