Deportes
Domingo 26 de Noviembre de 2017

Un dirigente ejemplar

Homenaje en vida. Hace un par de semanas el estadio cubierto de Deportivo Argentino fue bautizado con el nombre de "Rafael Pescara". Ex jugador, dirigente y permanente colaborador

El estadio cubierto de Deportivo Argentino tiene el nombre de "Rafael Pescara", un ex jugador, dirigente y permanente colaborador de la institución.

Pescara compartió sus sensaciones tras la oficialización del nombre al escenario del básquetbol académico.

"Para mí significa un plus a las alegrías que uno puede recibir en su vida. Yo tuve hijos, nietos y esas son satisfacciones que te tocan".

Y agregó: "Gracias a un esfuerzo importante de mis hijos que decidieron techar la cancha y luego con la anuencia de la dirigencia le pusieron mi nombre".

Grandes dirigentes

También hizo referencia a otras personas notables para el club.

"Hay personas que han sido mejores jugadores y dirigentes que yo, por lo tanto al estadio también le podrían haber puesto su nombre. Ellos son: Simón Sanz y Hugo Pocho Matacota. Ambos han tenido una gran trayectoria dentro de la institución".

Sus inicios en el deporte datan de 1961 cuando comenzó a jugar al básquet y al año siguiente también practicó fútbol, en ambos casos en el club ubicado en Rodolfo Iselín y Belgrano.

Los primeros años practicó en forma conjunta los dos deportes pero tiempo después siguió solamente en el básquetbol hasta los 38 años.

"No fui un gran jugador, tenía marca y cierta efectividad en lanzamientos externos pero carecía de técnica, que sí tenía para jugar al fútbol", confesó.

Nueva etapa

A fines de 1980 Pescara comenzó a concurrir a la Asociación Sanrafaelina de Básquetbol, dando sus primeros pasos como dirigente albiceleste.

"Para ser dirigente hay que dedicarle tiempo al club. Ir todos los días y no solamente un partido a cortar entradas o hacer choripanes. Esta semana estuve jueves y viernes resolviendo una petición de la Federación Mendocina para el partido contra Macabi que me llevó tiempo y pudimos cumplirla", afirmó.

Si bien actualmente está un poco alejado como dirigente, Rafael sigue ligado al club como colaborador ya que en todos los partidos (tanto de local como de visitante) integra la mesa de control.

Al respecto puntualizó: "En la mesa de control mi mayor preocupación es que las cosas salgan bien, por eso el partido generalmente uno lo vive diferente. Antes de un partido me paso el día pensando que a la noche tengo que estar y no debo cometer errores".

Con tantos años ligado al básquetbol el dirigente confesó cuál es el lugar que este deporte ocupa en su vida.

"Fuera de lo que es el grupo familiar, el básquet en estos momentos me lleva a estar siempre pensando en qué se puede hacer y cómo mejorar".

A diferencia de muchos otros clubes donde el básquetbol desapareció, en Deportivo Argentino hay sentido de pertenencia y sobre todo gente que ama lo que hace.

Algunos siguen el legado

La familia Pescara está integrada por Rafael y su esposa María Cristina. Luego están sus cinco hijos.

El mayor de todos, Luis Alberto, vive en la provincia de Buenos Aires pero nunca le gustó el deporte.

Luego aparece Marcelo que juega actualmente en el equipo del torneo sanrafaelino.

El siguiente es Fernando que jugó durante varios años pero tras su salida del club no volvió a ponerse los cortos.

Mientras que los últimos en nacer fueron los mellizos Marcos y Cristian.

En el caso de Marcos es el actual presidente de Deportivo Argentino.

Por su parte Pirincho integra el plantel que juega en la Federación Mendocina.


Comentarios