Deportes
Jueves 08 de Marzo de 2018

Un ex-árbitro disparó contra Grondona y dos clubes argentinos

Cristian Faraoni quien se retiró del arbitraje en el año 2010 lanzó polémicas declaraciones sobre el mundo del fútbol doméstico y el ambiente que existe en el referato.

Cristian Faraoni, ex árbitro nacional que dejó la actividad en 2010, rompió el silencio y habló de las polémicas en el referato de Argentina, Julio Humberto Grondona y las presiones que recibió previo a un partido entre San Lorenzo y Atlético Tucumán.

Faraoni entró en la AFA con 19 años y, aunque hoy es tesorero y analista de sistemas, tiene un recuerdo vivo de lo que fue su pasado como referí. Ingresó junto a Patricio Loustau y Néstor Pitana y llegó a primera división antes que ellos, más precisamente en 2007. Un año antes de su desvinculación ganó el Premio Alumni como árbitro destacado de la B Nacional y allí Grondona lo abrazó y le dijo que iba a ser internacional.

El santafesino de 44 años, que podría estar todavía en funciones arbitrales, aseguró que unos pocos tienen la verdad y que prefiere reservársela. ¿Por qué su carrera fue interrumpida inesperadamente? "Habría que preguntarle a alguien que ya no está, que es Grondona. No me dejaron terminar en paz. Me sacaron 12 años de carrera", le dijo al periódico El Barrio.

Faraoni aseguró haber disfrutado mucho más de su profesión cuando estaba en el ascenso y no en primera división, por la exposición que tenía. Es más, los sufría. "Dirigí un partido en cancha de Rosario Central y llamaron a mi casa para amenazar a mi esposa. En el entretiempo me entero de todo esto. Son cosas que afectaban el día a día. Tu concentración adentro de la cancha no es la misma", reveló.

Semanas después de que se disputara el polémico San Lorenzo-Atlético Tucumán en 2009, Faraoni informó que había recibido presiones de Aníbal Hay (por entonces Relaciones Públicas de AFA) para favorecer al club de Boedo. El caso se tornó mediático, hubo escuchas telefónicas incluidas y, meses después, Hay fue expulsado de AFA.

"Yo quedé designado el martes y en esos cuatro días hasta llegar al partido sucedieron cosas que me sacaron de mi lugar. Hubo un foul a un arquero para mirarlo de cerca, pero el veedor Coradina me puso buena nota. Después, cuando se armó todo el embrollo, los periodistas empezaron a buscar detalles para tener algo que decir", ofreció su versión.

Con la tranquilidad recuperada desde que colgó el silbato pese a haber dejado su pasión, Faraoni describió cómo es la relación entre los árbitros: "Nos llevamos mal. Cuando jugábamos al fútbol nos cagámos a patadas. La relación entre todos es falsa. Hay muchísima envidia. El arbitraje es un nido de víboras y cuando uno está adentro se convierte en una más". Hoy solamente conserva una o dos amistades. Asegura que su teléfono dejó de sonar.

Su visión sobre Julio Humberto Grondona

"Constantemente ostentaba el poder que tenía. Por ejemplo, él no lo quería a Mariano Closs. El día de la entrega de los Premios Alumni, habló por teléfono adelante mío y le dijo a alguien: 'Al hijo de puta de Closs no le voy a dar el permiso para que vaya al Mundial'. Y ese año, 2010, no fue al Mundial. Esa misma noche Baldassi había dirigido Argentinos-Arsenal y llegó tarde a la ceremonia. Había echado al 9 de Arsenal. Grondona lo saludó y le dijo: 'Cómo echaste a Jara? Amarilla era, amarilla'. No me lo olvido más"


Comentarios