Deportes
Domingo 08 de Julio de 2018

Un sueño cumplido

La sanrafaelina Yamila Palacios regresó de su gira por Europa, donde estuvo casi tres meses y compitió en 19 carreras.

Luego de setenta días de gira por Europa, la sanrafaelina Yamila Palacios regresó con la felicidad de haber cumplido un sueño y haber vivido una experiencia única en el más alto nivel de competencia.
La ciclista que defendió los colores del Memorial Santos de Brasil compartió sus sensaciones sobre el periplo en el Viejo Continente.
"El balance fue muy positivo porque con el equipo pudimos subir al podio en varias carreras. En general es otro mundo, no sólo en lo deportivo sino a nivel cultural", contó.
Agregó que "en lo deportivo allá se corre generalmente en circuitos céntricos de entre siete y nueve kilómetros y entonces las carreras son muy técnicas, con subidas, bajadas y curvas pronunciadas. Al principio me costó mucho adaptarme a esas condiciones".
Además puntualizó: "En lo personal estoy muy contenta por la experiencia ya que las distintas carreras y el roce con ciclistas de primer nivel te permiten saber dónde estás y qué te falta".
Gran nivel
Yamila, junto a la escuadra brasileña, vivió en Bélgica. "Hay muchos equipos UCI y además a las competencias van muchos equipos de primer nivel. En general las carreras son viernes, sábado y domingo (algunas entre semana) con muchas ciclistas. En las pruebas más comunes corren alrededor de cien y en las internacionales largan 180", destacó.
Teniendo en cuenta la gran cantidad de ciclistas Yamila confesó: "Al principio tenía un poco de miedo al ver tantas chicas y sobre todo por las caídas, ya que el ritmo es otro, mucho más fuerte al que estaba acostumbrada".
En Bélgica habitualmente se realizan muchas carreras que forman parte del circuito que organiza la Unión Ciclista Internacional (UCI). Además, en países vecinos como Holanda también se organizan competencias de ese tipo.
En una de las primeras competencias en las cuales participó la sanrafaelina protagonizó una caída, aunque sin consecuencias. "Fue un día que llovía mucho por lo tanto no se veía casi nada. En un momento frenaron adelante y me caí pero por suerte fue solamente un raspón y el dolor del golpe", aclaró.
Esa fue de las carreras más duras en las que participó durante su estadía en Europa ya que a la lluvia se le sumó el frío.
A la hora de la competencia el termómetro marcaba 3 grados bajo cero de sensación térmica. Las severas condiciones climáticas jugaron un papel clave durante la prueba, a tal punto que una compañera de Yamila (al igual que otras ciclistas) abandonó como consecuencia de un estado de hipotermia.
Por último Yamila agradeció al equipo brasileño por haberla convocado, como así también a toda la gente de San Rafael que colaboró y le brindó su apoyo para poder viajar.
"La idea es tratar de mantener abierta esa puerta para que otras chicas de San Rafael (hay muchas y con grandes condiciones) puedan viajar. A mí me encantaría poder volver la temporada que viene".
Yamila ya cumplió un gran sueño, que parecía utópico y casi imposible, ahora seguirá pedaleando y va por más desafíos.
Vivir solo y para el ciclismo
Fueron diecinueve competencias en alrededor de setenta días de estadía en el Viejo Continente.
En la mayoría de los casos participando en carreras organizadas por la Unión Ciclista Internacional, es decir con gran cantidad de ciclistas, frente a los mejores equipos del mundo y en circuitos bastante complejos.
"Con calor, frío o lluvia siempre entrenábamos. Desde que llegamos hasta que regresamos la rutina era entrenar, regenerativo y competir. Tuvimos pocos días en los cuales no pedaleamos", finalizó.

Comentarios