Deportes
Viernes 20 de Abril de 2018

Una derrota salpicada por la enorme tristeza por la muerte de la mujer de Popovich

San Antonio Spurs perdió en la noche del jueves ante Golden State Warriors, por 110 a 97, quedando la Conferencia Oeste 3 a 0 en favor de los vigentes campeones. Los rastros de dolor fueron indisimulables.

San Antonio Spurs perdió en la noche del jueves ante Golden State Warriors, por 110 a 97, quedando la Conferencia Oeste 3 a 0 en favor de los vigentes campeones, en los play offs de la NBA, en un partido en donde fue indisimulable el pesar por la muerte de la esposa del entrenador de la franquicia texana Gregg Popovich.

El cuarto partido, en el que puede quedar definida la serie, se jugará el domingo próximo nuevamente en el AT&T Center, desde las 16.30 de Argentina.

popovich.jpg


El partido que estuvo marcado por el dolor de toda la familia de la NBA y en especial de los Spurs tras la muerte en la madrugada del miércoles de Erin Popovich, la mujer del entrenador de San Antonio, Gregg Popovic, quien fue reemplazado por el italiano Ettore Messina.

Faltó Popovich incisivo, incansable, moviéndose por la línea del campo para dar instrucciones a sus jugadores y también exigir rigor a los árbitros, mientras que Messina, con gran compostura, intentó superar la prueba de la mejor forma posible, y al final el resultado era algo que de alguna manera se esperaba.

Estrellas como el base francés Tony Parker, y Ginóbili, tienen una relación especial de amistad con Popovich y su familia, admitieron que salir a disputar el partido era lo más difícil, porque su único deseo era estar al lado del entrenador que desde que llegaron a San Antonio, junto a su esposa Erin, les dieron todo el apoyo, cariño y ayuda.

Por eso, el resultado quedo en un segundo plano, aunque para los Warriors, actuales campeones de liga, era lo que deseaban conseguír y están a un paso de "barrer" a los texanos y llegar a semifinales en donde casi seguro jugarán ante New Orleans Pelicans.

Ginóbili, que sin dudas se sintió abrumado por la situación y la emotividad del encuentro, jugó 16 minutos y 57 segundos, no marcó puntos y marró un triple y cuatro intentos de dos puntos, con dos rebotes, dos robos, un balón perdido y tres infracciones.

En Golden State el astro Kevin Durant, con 26 puntos (8-11 en dobles, 1-6 en triples y 7-7 en libres) y el escolta Klay Thompson llegó a los 19 tantos (5-10 en dobles y 3-6 en triples), mientras que los bases suplentes Shaun Livingston y Quinn Cook anotaron 16 y 12 tantos, respectivamente, siendo también factor ganador.

El partido se definió en la recta final de la primera mitad cuando los actuales campeones establecieron un 20-9 que les permitió superar la desventaja que tenían de cinco tantos y se fueron al descanso con un 52-46.

En Spurs el ala-pivote LaMarcus Aldridge logró un doble-doble de 18 puntos (6-10 en dobles y 6-7 en libres), 10 rebotes y cuatro asistencias.

En el Smoothie King Center de New Orleans, los Pelicans están muy cerca de clasificar a semifinales en el Oeste tras colocarse 3-0 ante Portland Trail Blazers luego de vencer anoche 119 a 102.

Para New Orleans Nikola Mirotic fue el goleador con 30 puntos y Anthony Davis le siguió con 28, mientras que en los Blazers CJ Mc Collum aportó 22 y Damian Lillard hizo 20. El cuarto cotejo se jugará nuevamente con los Pelicans como locales desde las 18.

En la Conferencian Este, en el AmericaAirlines, Philadelphia Sixers le ganó a Miami Heat por 128 a 108 y se puso el frente 2 a 1 en la serie que continuará en la Florida mañana a las 15.30.
En Miami el máximo anotador fue Goran Dragic con 23 y Joel Embiid en los Sixers culminó con la misma cifra.

Este viernes jugarán por la Conferencia Este:
Indiana Pacers (1)-Cleveland Cavaliers (1), en el Bankers Field a las 20, y Washington Wizards (0)-Toronto Raptors (2), en el Capital One a las 21, y Milwaukee Bucks (0)-Boston Celtics (2) en el BMO Harris Bradley Center a las 22.30.