Economía
Domingo 03 de Diciembre de 2017

Cumplir el sueño de la pileta en casa cuesta desde $45.000

Las más económicas y rápidas de colocar son de fibra de vidrio. La obra demora 20 días y los costos bajan al contratar servicios por separado. Pocos las prefieren de hormigón.

Aunque sólo faltan unos pocos días, el sueño de la pileta propia todavía puede hacerse realidad antes de la llegada del verano. La temporada alta de piscinas ya comenzó y hay opciones para todos los gustos y bolsillos. Hay que tener en cuenta los plazos de colocación o de armado y, por supuesto, lo que se haya pensado gastar.

Si está dispuesto a esperar y a tener obreros en la casa, una opción para no tener que armar la pileta de lona todos los años son las de fibra de vidrio, término medio entre las plásticas y las de hormigón.

Las empresas que las colocan ofrecen paquetes completos: desde el pozo para meter la piscina hasta la bomba y el filtrado, pasando por las instrucciones de uso y el piso térmico. Son las que más demanda tienen en este momento. "Son más rápidas que las de hormigón y también más económicas, pero estamos dando turnos para dentro de 20 días para comenzar con todo", comentó Nancy, de una de las firmas que las comercializan en Mendoza.

Una vez empezado el plan, la demora total desde que se comienza la obra hasta que finaliza varía de acuerdo a la demanda ya que se trabaja con los turnos en serie. En este mes, eso puede demandar al menos otros 20 días. "Si fuera en invierno en diez días la tenés lista. La gente toma la decisión de hacerla a último momento. Todos los años la misma historia, esta época es terrible, no damos abasto", cuenta Nancy.

La más chica de estas piscinas, con todo el paquete completo, cuesta desde $70.000 en adelante. "Te duran muchos años, quizás 20 o 30, nosotros damos una garantía de 15 años", comenta la vendedora.

Para abaratar costos se pueden adquirir los servicios por separado. Comprar la pileta sola puede arrancar en $30.000 y pagar por la obra del pozo y los materiales $15.000. Claro que en este caso, cada uno debe buscar a los obreros y encargarse de comprar los insumos.

La de hormigón lleva tiempo
Hacer una pileta de hormigón ya debe ser una planificación para el verano 2019 o los últimos días del verano del año que viene. La principal ventaja es que se hacen a la medida, al gusto y a la forma del cliente. En cambio, las de fibra vienen en tamaños y formatos estándar.

"Es mucho más complejo, varía en qué pileta quiere la persona, por ahí vienen preguntando de camping, de un club, hay que ver el trabajo, cuando es de hormigón la hacés como querés", comentó Nancy, de la misma casa de piscinas, donde también ofrecen ésas de material y hasta climatizadas.

Si uno está dispuesto a hacer esta inversión, puede optar por las de terminación de arena. Julieta, de la empresa en la provincia que hace este tipo de piscinas, contó que lo que hacen son piletas de hormigón con los acabados de arena. En este caso son totalmente personalizadas y hay que pensar en un piso de $8.000 el metro, lo cual incluye además de la pileta propiamente dicha la bomba, las luminarias, el sistema de filtrado, el diseño y los trámites municipales en caso de ser necesarios.

"El tamaño depende de la casa de cada persona, es personalizado, puede ser chiquita o enorme. Se puede hacer en cualquier tipo de terreno pero hay que tener en cuenta las napas, porque la idea es que sea al ras del piso. En la zona de Corralitos ya saben que las napas están altas y no se pueden hacer", explicó Julieta.

"Generalmente empiezan a llamar a partir de septiembre, tenemos más demanda en el interior del país que en Mendoza, quizás porque hay pocos mendocinos a los que les gusta este tipo de piscinas", comentó.

El trabajo para una de estas piscinas demora en promedio 45 días, dependiendo del tamaño y del clima, dado que hay que esperar a que todos los materiales se sequen y fragüen correctamente. "La diferencia entre una de hormigón y una de plástico es como una casa de material y una prefabricada. Estas piletas no necesitan un mantenimiento especial", aclaró la vendedora.

El agua, lo más barato
Paradójicamente, y aunque estamos en plena crisis hídrica en Mendoza por octavo año consecutivo, lo más barato de tener una pileta en casa es el agua. Si no se tiene la suficiente presión o se paga el servicio con medidor, puede contratar empresas que la llevan en camiones cisternas y llenan las piletas.

Federico Pincolini, de una firma que se dedica al llenado de piletas y abastecimiento de agua potable, contó que trabajan con dos tipos de camiones: de 8.500 litros y de 20.000 litros.

"Trabajamos con cargaderos municipales y con Aguas Mendocinas, ellos nos proveen el agua y hay algunos pozos autorizados. Solo trabajamos con agua potable", explicó. Una pileta de lona de tamaño medio tiene 8.000 litros de agua. Lo que varía en el costo del camión cisterna no es la cantidad sino el flete. La base de la empresa está en Luján, a zonas cercanas llevar el camión de 8.000 litros cuesta $1.400, mientras que por el de 20.000 litros hay que pagar desde $2.000 en adelante, dependiendo de las distancias.

"La incidencia del agua en los costos es menos de 5%, lo más caro es el valor de flete. Nosotros compramos el agua, que es muy barata en Mendoza. Generalmente nos llama la gente que tiene casas nuevas que tienen medidores y pagan por metro cúbico consumido. La gente que paga por superficie si tienen buena presión, la llenan con la manguera y donde no hay presión nos llaman", comentó Federico.

Dijo que diciembre es el mes de mayor demanda y que el 90% de los clientes renueva el agua de la pileta más de una vez. "Los chicos empiezan las vacaciones y apenas terminan las clases ya quieren tener la pileta llena, lo mismo que antes de las fiestas", agregó.

Encarar esta empresa durante el resto del año suele ser más llevadero, ya que la demanda a los fabricantes e instaladores no es tan fuerte como en verano, lo que acorta notablemente los plazos de terminación y entrega de los trabajos.