Economía
Lunes 01 de Enero de 2018

Opinión: Recalculando inflación y promesas

Opinión sobre el sorpresivo giro del gobierno nacional en sus metas de inflación y el impacto que esto puede traer. Un cambio a las promesas

Una de sus promesas de campaña fue que terminaría con la inflación. La realidad, ese duro trozo de cemento, fue distinta. El gobierno del presidente Macri, que con frases como "conmigo la inflación no será un problema" entusiasmó durante su campaña, dio un giro al recalcular las metas de inflación previstas. Es que el Banco Central cedió y finalmente ya no buscará un 10% el año que viene, sino un 15%, más en línea con el presupuesto del Poder Ejecutivo y aún algo por debajo de las proyecciones privadas. Con las nuevas metas de inflación, "se corren un año" los objetivos oficiales. Ahora se buscará 10% en 2019 y el 5%, que se buscaba originalmente para ese año, se aspira a conseguirlo en 2020. Es una medida acertada, más allá de chocar con las promesas, porque esas metas eran una idea que nadie seguía en la realidad y que sólo ahogaba al propio gobierno.

Nobleza obliga, al menos quienes no sean fanáticos y puedan apreciar bien el panorama, hay que reconocer que se logró bajar la inflación del 40% del 2016 al 24 de este año. Es una merma importante, aunque lejos de las expectativas que creó el propio gobierno.

Con estas medidas se espera que baje la tasa de interés. Muchos economistas piensan que en realidad el problema real es el gasto fiscal. Se gasta más de lo que se tiene y este dato lo saben los mercados.

No es muy difícil entenderlo si se compara con una casa. Una familia viene gastando hace años más de lo que le ingresa por sus sueldos. Ha venido sobreviviendo primero imprimiendo muchos billetes (generando inflación, léase en el gobierno k) y también pidiendo muchos préstamos (léase gobierno de Macri). Pero este endeudamiento no es sostenible en el tiempo, en algún momento la "familia" debe bajar sus gastos y adecuarlos a los ingresos. En eso está el país, pero a los tumbos.

El otro tema es que estas medidas incluyen apreciar el valor del dólar. Y eso, en Argentina, me da miedo. Siempre lo termina pagando el ciudadano medio. Veremos que nos trae en esta materia el año nuevo.

Comentarios