Economía
Lunes 23 de Abril de 2018

Sólo cinco provincias entre ellas Mendoza han cumplido con bajar un impuesto como pidió Macri

Mendoza está entre ellas y fue la primera que promovió una baja en Ingresos Brutos. Es más distorsivo que el IVA porque se paga en todos los eslabones de la cadena productiva.

Mendoza compone el reducido grupo de provincias que han cumplido los deberes a la perfección y no han aumentado el impuesto a los Ingresos Brutos. Es más, ha bajado la alícuota en poco más de 200 actividades y fue la primera a nivel nacional en arrancar con las rebajas a fines del 2016.

Junto con Buenos Aires, Córdoba, San Juan y Santiago del Estero, cumplieron la meta del Consenso Fiscal firmado en noviembre de 2017 entre el Gobierno Nacional y 22 provincias -porque San Luis no quiso firmar- y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, para limitar la suba del impuesto a los Ingresos Brutos, y encarar una reducción en forma progresiva en los próximos 5 años.

Lo que el gobierno de Macri buscaba era comenzar bajar la altísima presión impositiva que asfixia la economía argentina en todas sus escalas desde las grandes corporaciones, las pequeñas y medianas empresas, a los trabajadores independientes y a los asalariados. Por esta razón armó un plan con las provincias para iniciar una baja progresiva en los Ingresos Brutos, el impuesto más importante para los gobernadores porque implica en promedio, la mitad de la recaudación provincial. Y a la vez el más distorsivo "mil veces más que el IVA" porque el contribuyente lo paga en todos los eslabones de la cadena, explicó el Ministro de Hacienda de la provincia, Lisandro Nieri.

En forma paralela, la Nación encaró la reforma impositiva que fue aprobada en el Congreso a fines del año pasado, con la idea de bajar varios impuestos que tocan a todos.

Pero ahora, pasados varios meses del año en curso, el Instituto Argentina de Análisis Fiscal (IARAF) hizo un balance del grado de cumplimiento alcanzado por las provincias y Mendoza se encuentra entre las que cumplieron a la perfección el compromiso asumido porque no subió las alícuotas a ninguna actividad de la economía, aún cuando en algunos casos tenía margen para ajustar de acuerdo al esquema de alícuotas máximas que armó la Nación.

En el grupo de las jurisdicciones que también cumplieron las pautas pero subieron algunas alícuotas se encuentra la mayoría: La Ciudad de Buenos Aires (CABA), Catamarca, Entre Ríos, Jujuy,La Pampa,La Rioja, Misiones, Neuquén, Río Negro, Salta, Santa Fe y Tucumán.

Finalmente hay siete jurisdicciones sin definiciones. Cinco de ellas porque aún no han aprobado su ley Impositiva 2018 que son los casos de Chaco, Chubut, Corrientes, Formosa y Santa Cruz y las otras dos por otros motivos, San Luis porque no quiso adherir al pacto impositivo, y Tierra del Fuego porque esta provincia aplica un porcentaje adicional a las alícuotas del Impuesto a los Ingresos Brutos con destino a un Fondo de Financiamiento de Servicios Sociales. Esta sobre tasa no sólo se incrementó en el 2018 sino que además, en muchos casos, supera el límite máximo acordado con el pacto entre la Nación y los gobernadores.

"Cuando nosotros encaramos la rebaja empezamos por las actividades donde más veces el contribuyente tenía que pagar Ingresos Brutos. Rebajamos en la construcción, en la actividad primaria, industria, y transporte", dijo Nieri.

En el Consenso Fiscal firmado por los jefes de todas las provincias y la Nación, se comprometieron además a eliminar tratamientos diferenciales basados en el lugar de radicación o la ubicación del establecimiento o el lugar de producción del bien. Lo que se hacía con los famosos regímenes de promoción industrial.