Viernes 01 de Febrero de 2019

Matemáticas, Física y Química, las materias que más se llevan previas

Faltan tres semanas para los exámenes en el nivel Medio y muchos alumnos recién empezaron a estudiar. Apelan a clases particulares y tutorías

Según el calendario escolar, las clases comenzarán este año el miércoles 6 de marzo. Previamente, directivos y docentes tendrán que presentarse en los establecimientos educativos el lunes 18 para delinear la planificación de numerosas actividades y al día siguiente habrá día institucional para establecer el cronograma para las mesas de exámenes destinadas a los alumnos que no pudieron aprobar alguna o varias materias en diciembre: serán entre el 20 y el último día hábil antes del comienzo de las clases.
Faltan menos de tres semanas para que inicie esta instancia, y si bien hay estudiantes que ya comenzaron a preparar los contenidos que deben rendir, otros aún no se sentaron a repasar. Según mencionaron docentes particulares, esperan hasta último momento.
María es una docente jubilada de Paraná que hace años brinda apoyo escolar en Matemáticas, que sigue encabezando la lista de las materias que más les cuesta aprobar a los chicos, aunque admitió que también les cuesta mucho Física y Química, y últimamente se suman Inglés y Lengua. "Hay padres muy comprometidos y mandan a los chicos con anticipación a las clases particulares. Algunos ya empezaron la semana pasada, pero están los otros que esperan 10 días antes o cuando están a una semana antes del examen, y en ese tiempo no se puede dar un año completo. Los padres creen que los profesores tenemos que hacer magia y no entienden que deben rendir la materia completa", comentó a UNO.
La clase dura una hora o una hora y media y es personalizada. La frecuencia semanal va a depender de la posibilidad económica de los padres. En la actualidad los docentes están cobrando entre 160 y 200 pesos, aunque otros piden más. En el caso de María, desde enero empezó de cobrar 180 pesos y explicó: "Los viejos profesores establecimos un arreglo lógico: si a mí una hora de clase no me alcanza para comprar un kilo de carne es en vano sentarme y dedicarme, porque nuestra hora no comienza al abrirle la puerta al chico cuando llega y se va, yo tengo que buscar y preparar el material. No es enseñarles y listo, y además cada chico es una problemática".
No obstante, sostuvo que a lo largo de sus años ha tenido en general buena respuesta, dando clases incluso hasta las 23 el año pasado para que los estudiantes pudieran aprobar. "Mis clases son personalizadas y me dedico una hora y media solo a cada chico, que a veces llega sin saber nada. Pero es un tiempo muy limitado, entre que le enseñás el tema y le das dos o tres ejercicios".
La docente a su vez aclaró: "Muchos padres piensan que Matemáticas no se estudia y no tocan los apuntes hasta que vuelve a mi clase. Pero no es así, es una materia que tiene muchas reglas, muchas propiedades, y hay que saberlas para esta instancia. No es tan fácil".
Asimismo, opinó: "Los chicos tendrían que aprender en clases, pero entre la cantidad de paros que hay y los problemas familiares, por ahí está disperso en el aula, por lo tanto tienen que venir a una clase particular. El tema es que hay padres que tampoco pueden afrontar lo que cuesta, sobre todo si rinden más de una materia".
En un contexto donde el factor económico condiciona que los alumnos puedan o no tomar clases particulares, hay escuelas en las que las tutorías disciplinares son una valiosa herramienta con la que pueden contar para apuntalar los contenidos. Se trata de clases de apoyo gratuitas en ciertas materias que dan los docentes asignados en determinadas escuelas, en un horario extra-áulico. "En algunas escuelas empiezan las tutorías el 19 o el 20 y depende de cuándo sea la mesa, algunos tendrán posibilidad de tener entre cuatro y seis clases y en un turno que puede durar hasta seis horas, que es el horario que cumplen los tutores, estudiando con ellos, haciendo ejercicios y consultas", dijo a UNO Baltasar Llobet, regente de la Escuela de Enseñanza Técnica (EET) N° 3 Teniente Luis Cenobio Candelaria y la EET N° 1 General Francisco Ramírez.
A su vez, explicó: "Pueden aprender de otra forma, porque es un espacio más distendido, sin la rigidez del aula. Empiezan a ver qué tema no entendió y trabajan sobre eso. Por lo general el chico que va a la tutoría termina aprobando la materia, pero deben tener una predisposición".
En su experiencia, pudo analizar: "En la escuela de la Base no tienen tutorías y ha aumentado la cantidad de chicos que se llevan materias, al contrario de lo que pasa con la EET N° 1, donde ha bajado el índice de repitencia".
También evaluó: "Hasta hace unos años se llevaban mucho Matemáticas, y ahora se incrementó la cantidad de chicos que no aprobaron Lengua". En este sentido señaló: "Depende de las escuelas, y no es que el alumno no quiera leer y no quiera escribir, porque leen más que antes en Internet y están todo el día con el celular y quizás leen más que antes, pero no lo hacen de manera correcta. Están deformando un montón el idioma y cambiando los modismos de los alumnos para escribir, además de las faltas de ortografía, que son corrientes".
Otro aspecto al que se refirió Llobet fue la falta de seguimiento de muchos padres, que no prestan atención a cómo van sus hijos en la escuela. Al respecto mencionó: "Hay padres que en todo el año no van a buscar la libreta, argumentando que no pudieron, cuando la escuela está abierta de las 7.30 a las 23.30 y es inexplicable que no hayan aparecido en nueve meses. Cuando llegan a marzo y ven que repiten van y los inscriben de nuevo. Seguro que hay gurises que desde el 20 de diciembre, que dejaron al escuela, a esta fecha no han tocado nada".
Lydia Caffaro comparte la experiencia de que los estudiantes tienen más chances de aprobar con apoyo escolar. En su caso, es docente particular en distintas materias vinculadas a las Matemáticas, la Física y la Química, y aseguró que esta es una época con mucha demanda. A la vez es tutora de Matemáticas en la Escuela Normal de Paraná, y aseguró: "Las tutorías en Matemáticas sirven. Voy a empezar una semana antes, siempre estoy al pie del cañón porque es algo bueno para los chicos y es gratis".
Caffaro contó que las clases a través de las tutorías son todo el año, pero hay períodos en los que van más chicos: "En noviembre, diciembre y febrero donde aparecen todos juntos, igual durante el año hay bastantes que las aprovechan", dijo.
Consultada sobre cuál es la fecha en que deberían empezar a prepararse los estudiantes para aprobar sin sobresaltos, aseguró: "Lo ideal sería todo el año, pero a veces no pasa. Noviembre es un mes clave, o ir a clases particulares un mes antes por lo menos".
En coincidencia con sus colegas, refirió: "Matemáticas es la que más se llevan, y Física y Química. Con las más abstractas están en vilo. Les falta estudiar, tener constancia. Falta lectura, interpretación de texto, no tanto la lectura informática. Necesitamos que se sienten a leer, que vuelvan a la lectura reflexiva, al análisis de oraciones. En Matemáticas hay que aprender las tablas, y hay muchas relaciones entre las propiedades y mucha simbología".
"Matemáticas y Lengua son troncales y aprenderlas es la clave para que después puedan hacer la aplicación para las demás materias", concluyó.

Comentarios