Mendoza
Lunes 04 de Diciembre de 2017

Abuso en Al Sur: aportaron nuevos videos de seguridad pero sospechan que están editados

Las autoridades continúan investigando la violación que sufrió una joven de 21 años en el boliche, pero la causa no avanza a paso firme.

Este martes se cumplirá un mes de la grave denuncia por un abuso sexual cometido contra una joven en un reconocido boliche ubicado en Chacras de Coria. Ni este expediente ni el que se conformó por un posterior robo de una prueba vital han logrado dar pasos firmes en la investigación.

Desde el 5 de noviembre pasado hasta el día de hoy, la causa por el abuso sexual que instruye la fiscal Virginia Rumbo no tiene personas detenidas y todo parece indicar que tampoco está cerca de lograr esto.

Si bien en un momento los investigadores policiales creían haber identificado a un joven gracias a la comparación entre una foto de Facebook y las grabaciones de las cámaras de seguridad que se pudieron recuperar, finalmente fue descartado por los pesquisas. El joven, que pertenece a un grupo de amigos vinculados a otra causa de abuso sexual, no era quien figuraba en los videos con las víctimas.

Esta situación y la dificultad de la denunciante para poder identificar al autor del vejamen han estancado la investigación penal.

Ya desde su inicio, la pesquisa tuvo contratiempo por un robo en el boliche Al Sur. Los maleantes se llevaron las grabaciones de las cámaras de seguridad y los artefactos electrónicos donde personal policial estaba descargando esa información.

Si bien el dueño del establecimiento se presentó luego ante la fiscal Rumbo y aportó los videos que también tenía guardados en una nube -almacenamiento en la red remota-, fuentes judiciales detallaron que no están completos. Incluso se están realizando peritajes tecnológicos para determinar si los videos fueron manipulados con editores.

La sospecha es porque en estas nuevas imágenes se puede ver a la víctima con el presunto atacante, pero no se observan los movimientos de la noche del robo. Es por esto que no le servirán al fiscal Gustavo Fehlmann, quien investiga la sustracción de la prueba vital en el expediente.

En paralelo, la Inspección General de Seguridad (IGS) continúa investigando bajo la modalidad de sumario administrativo a tres policías de la División de Delitos Tecnológicos que estaban encargados de la recopilación y custodia de la prueba que fue robada. Desde el organismo indicaron que están a la espera de las actas de imputación.

Dentro del boliche

Una joven de 21 años se dirigió al boliche Al Sur, uno de los más concurridos de ruta Panamericana, en la madrugada del domingo 5 de noviembre pasado. Según la reconstrucción que se ha realizado hasta el momento, conoció a un chico y se alejó de su grupo de amigos.

Desde ese punto la causa es una nebulosa. La víctima solo recuerda haberse despertado con sangre y lesiones producto de un abuso sexual con acceso carnal. Inmediatamente fue trasladada a un hospital donde constataron que tenía signos de haber sido vejada. La principal versión sostiene que ocurrió en un sector del boliche donde pocas personas tienen acceso.

Días después, personal de la División Delitos Tecnológicos acudió al lugar para llevarse las grabaciones de las cámaras de seguridad. Como era demasiado material, dejaron algunos discos copiando la información durante la noche, pero cuando acudieron al otro día habían realizado un boquete y se habían llevado los elementos.