Mendoza
Sábado 25 de Noviembre de 2017

Agilizar el paso a Chile en la visita del Papa es el desafío

Tratarán de que los controles tanto los aduaneros como los fitozoosanitarios sean más rápidos entre el 15 y el 21 de enero, cuando Francisco se instale en el país trasandino.

Las vacaciones de verano y el papa Francisco serán, sin duda, la combinación más compleja a resolver en el cruce de la cordillera para los que vayan a viajar a Chile y, por ende, para las autoridades de ambos países, que necesitan garantizar cierta agilidad en el cruce fronterizo.

El jueves se realizó una reunión en el Ministerio de Gobierno en la que Mendoza planteó la necesidad para esos días de regular el flujo de transporte de carga en horario nocturno, flexibilizar los controles fitozoosanitarios, contar con colaboración del Ministerio de Salud de la Nación e implementar el sistema de ventanilla única.

Si en verano normalmente el cruce se complejiza por la gran cantidad de turismo, este enero tendrá un agregado que sobrecargará todos los cruces fronterizos, especialmente el del Cristo Redentor. El papa Francisco visitará el país trasandino entre el 15 y el 21 y ya se prevé que habrá miles de argentinos que cruzarán la frontera sólo para ver a Francisco, ya que la tierra natal de Jorge Bergoglio es una de las pocas de América que aún no ha recibido su visita.

Entre las principales consideraciones del jueves, se reconoció la importancia de los controles fitozoo-sanitarios y aduaneros que realizan ambos países pero se planteó la necesidad de flexibilizarlos durante la visita papal, procurando un sistema de control aleatorio y reducir el control de ambos organismos chilenos a uno solo. Esta acción se realiza teniendo en cuenta que el aumento del número de puntos de control en los complejos y el incremento en las dotaciones de personal y equipamientos de control no son suficientes para mitigar los efectos del flujo importante de turistas que se espera.

Se solicitó además la participación de la Dirección Nacional de Emergencias Sanitarias, para que trabaje de manera conjunta con el Ministerio de Salud de Mendoza, articulando la asistencia técnica, el equipamiento y los recursos humanos, y coordinando los recursos nacionales y provinciales para optimizar la capacidad de respuesta frente a la situación especial de la visita papal y el verano. De esta manera se especifica la necesidad de que el equipamiento sanitario en ambos países se replique en espejo, autorizar el libre tránsito de ambulancias, personal sanitario y equipos de salvataje y seguridad perfectamente identificados en caso de emergencias.

Con el objetivo de descongestionar el paso a Chile, se hizo hincapié en la importancia de desdoblar los controles que se realizan en el complejo Los Horcones, utilizando este último sólo para el control de autos particulares durante el período del 15 al 20 de enero aproximadamente, mientras los controles de ómnibus se realizarían en el área de control integrado (ACI) en Uspallata, como se realizó exitosamente en oportunidad de la Copa América 2011 de fútbol realizada en Mendoza.

Se solicitó también que se coloque otra cabina de atención al final de todo el circuito de trámites de control en el complejo Los Libertadores para que no se produzca un embudo al que confluye todo tipo de vehículos.

En el encuentro del jueves participaron el ministro de Gobierno, Dalmiro Garay; el subsecretario de Relaciones Institucionales del Ministerio de Seguridad, Néstor Majul; el subsecretario de Salud, Oscar Sagás; los delegados de la Dirección Nacional de Migraciones, Alejandro Diumenjo y Rodrigo Martín; por la AFIP Aduana, Juan Tapia, y Facundo Aguirre por la Dirección Nacional de Vialidad.

En agenda

Tres misas masivas realizará Francisco durante su estancia en Chile. El martes 16 de enero estará en Santiago en el parque O'Higgins, el miércoles 17 celebrará la Eucaristía en Temuco, en el aeródromo Maquehue, y el jueves 18 de enero en el sector de Playa Lobito, en la ciudad de Iquique.

Todo apunta a una ventanilla única

Desde el Ministerio de Seguridad se insistió en la necesidad de concretar la propuesta de AFIP Aduana de control de ventanilla única para automóviles particulares, lo que permitirá disminuir notablemente los tiempos de espera para los trámites. De esta manera se elimina el formulario en soporte papel y se simplifican los trámites para el usuario, como también se optimiza el número de funcionarios de control necesarios.

Por si esta propuesta no logra acuerdo, se propuso una alternativa: que cuando el usuario llegue al complejo Los Libertadores realice el primer trámite en PDI (sistema migratorio simplificado). Luego se trasladaría a la ventanilla de la Aduana chilena para la revisión física del vehículo, ante lo cual el funcionario de esa repartición trasandina deberá consultar en el sistema con la placa patente y rescatar la salida entregada por AFIP/Argentina, por vía electrónica o mediante un formulario previamente impreso y validado, lo cual no requiere de la presencia de funcionarios de Aduana.

En el mismo acto, si no existe alerta levantada por AFIP/Argentina, el funcionario chileno deberá realizar el control documental en el sistema de vehículos. Para el caso de los vehículos chilenos, corresponderá efectuar la cancelación de la Admisión Temporal que ya se encuentra registrada en el sistema.

En el caso de ser un vehículo argentino, a partir de los datos entregados por el sistema de nuestro país, el funcionario generará el registro de ingreso e imprimirá una copia del formulario indicando el plazo de autorización de ingreso. Seguidamente el operario deberá realizar la revisión física de los vehículos junto con el Servicio Agrícola Ganadero. De estar conforme la revisión, los funcionarios estamparán un timbre en el formulario de papel impreso. Como Aduana de Chile solicita la validación de la salida del vehículo por parte de AFIP, este trámite podría hacerse previamente en las distintas oficinas de la AFIP en Mendoza o bien electrónicamente.