Mendoza
Lunes 31 de Diciembre de 2018

Cornejo le negó el indulto a 15 presos y no le rebajó condena a nadie

El mandatario desechó los pedidos de indultos que le llegaron, al igual que en los anteriores tres fines de año. El ranking de los gobernadores indultadores.

Al igual que hizo en los tres fines de año desde que asumió como gobernador, Alfredo Cornejo desechó una vez más la posibilidad de indultar o condonarle la pena a los convictos locales. Días atrás llegaron a la Subsecretaría de Justicia 15 cartas de presos que pedían el beneficio, pero ninguno lo recibió.

Hasta el 2008, en los días previos a fin de año, los internos de las cárceles locales esperaban expectantes a que se activasen los micrófonos de los penales porque sabían que para esa fecha se les comunicaban quiénes serían los beneficiarios de indultos y rebajas de penas que solían firmar los gobernadores.

El último en hacerlo ese año fue Celso Jaque, quien dio 30 conmutaciones de pena a condenados por asesinato, robo agravado con reincidencias, secuestros extorsivos y falsificación de documentos, lo que le valió duras críticas de varios legisladores. Desde entonces, eso ya no sucede.

"El concepto que sostenemos es que las penas que impone la Justicia están para ser cumplidas, por eso para ser coherente, el gobernador Cornejo no indultó ni indultará a nadie. A mi oficina llegaron días atrás unos 15 pedidos para rebajas de penas o indultos que directamente no vamos a responder. Sabiendo de esta postura la cifra fue bajando, cuando comenzamos la gestión nos llegaban más de 50 pedidos", dijo Marcelo D´Agostino

Ránking de gobernadores indultadores

De los gobernadores que más perdones otorgaron resalta la figura de Roberto Iglesias, que dio 194; su antecesor el justicialista Arturo Lafalla había dado 186, mientras que el radical Julio Cobos les redujo pena a 131 presos. Finalmente Celso Jaque concretó solo 30 a finales del 2008, durante su primer año de gobierno.

Varios de esos indultos mancharon gestiones gubernamentales. A Iglesias se lo criticó duramente cuando le conmutó dos veces la pena a Miguel Samuel Tello Rodríguez, uno de los cinco autores del crimen y violación ocurrido en 1999 en el parque General San Martín. Allí asesinaron con un gancho de carnicería a Aldo Escudero y violaron varias veces a su amiga María Lourdes. Y Cobos también lo volvió a perdonar.

Un beneficio real que quedó en el olvido

La potestad de rebajar una pena o liberar a un preso era históricamente un poder que tenían los reyes y que nuestra Constitución reflejó en el inciso 5 del artículo 128. Allí se establece que el gobernador "podrá indultar o conmutar las penas impuestas por delitos sujetos a la jurisdicción provincial, previo informe motivado de la Suprema Corte sobre la oportunidad y conveniencia del indulto o conmutación y con arreglo a la ley reglamentaria que determinará los casos y la forma en que pueda solicitarse. El gobernador no podrá ejercer esta atribución cuando se trate de delitos cometidos por funcionarios públicos en el ejercicio de sus funciones".

Con la esperanza de conseguir algún beneficio, hasta hace pocos años los presos escribían sus pedidos de puño y letra dirigiéndolos al gobernador o a la Oficina de Indultos que funciona en Casa de Gobierno, hoy son 4.640 los internos que habitan los penales locales pero la cifra de pedidos es ínfima.

"La cifra es muy baja porque todos saben que es algo que hace años no se realiza. Hoy por hoy sólo se aplica en las provincias del norte del país", contó Eduardo Orellana, Director del Sistema penitenciario provincial.

Por Roxana Villegas

Fuente: Diario UNO de Mendoza

Comentarios