Mendoza
Viernes 25 de Enero de 2019

Detuvieron a Nicolás Gil Pereg, hijo de una de las israelíes desaparecidas

Se sumaron nuevas pruebas al expediente que lo implican en la desaparición de las dos mujeres

Nicolás Gil Pereg fue detenido en la tarde de este viernes por orden de la fiscal de Homicidios, Claudia Ríos. Según las primeras informaciones, el hombre de 36 años tenía intenciones de salir de Mendoza.

Fuentes ligadas a la investigación, señalaron que se sumaron nuevas pruebas al expediente que lo implican en la desaparición de las dos mujeres y el sábado podría quedar imputado aunque se desconoce bajo qué carátula.

La fiscal Ríos recibirá este sábado a las 8 el resultado oficial de un peritaje, que avala la detención de Gil Pereg.

Fue aprehendido en la Comisaría Novena y será trasladado a la Fiscalía de Homicidios. Al momento de ser detenido, Pereg consultó bajo qué cargos se estaba realizando el procedimiento.

El hombre es hijo Pirhya Sarusi (63), quien desapareció el 12 de enero junto a su hermana Lily Pereg (54).

Un perfil atípico

Originalmente Guilad Sarussi prefirió ingresar a la Argentina a fines de 2007 con su apellido paterno y no usar el materno como había hecho hasta ese momento. Tiene 36 años y hasta principios de semana tenía rastas y barba. Pero después de denunciar la desaparición de su madre, Pirhya Sarussi (63), y de su tía, Lily Pereg (54), se rapó a cero y se afeitó.

Este israelí, llegado a la Argentina a fines de 2007, supuestamente debía administrar las inversiones que su familia había realizado para fundar cinco empresas. Sin embargo de esas cinco, solo una tiene domicilio real: Roca 6079, en Guaymallén. Es un predio grande, casi abandonado, que parece ser el proyecto trunco de un campo deportivo. Allí también, en un galpón con piso de tierra, sin muebles, ni siquiera cama, vive Gil Pereg.

No había muebles en el galpón, pero sobraban animales muertos en el terreno. En el enorme predio se pudrían y secaban una docena de gatos muertos, varios de ellos acomodados al sol, sobre una parrilla.

Allí mismo, en ese galpón que este hombre de un metro 90 y ancho de espaldas usaba como vivienda, también había dólares y euros en una cantidad cercana a los 3.000.000 en dinero argentino.

Dentro de este cuadro, además hay una evidente obsesión de Gil Pereg por la seguridad. Cada vez que abandona el lugar, quita las manijas externas de las aberturas. Además en su domicilio se encontraron 4 armas de fuego, dos de ellas pistolas 9 milímetros. El hombre es propietario legal de las cuatro e incluso tiene la portación autorizada y ha comprado legalmente unas 2.000 balas.

Por Sebastián Salas

Fuente: Diario UNO de Mendoza

Comentarios