Mendoza
Lunes 31 de Diciembre de 2018

El arzobispo se distanció de los curas acusados de abuso pero pidió no hacer especulaciones

Monseñor Marcelo Colombo habló del caso los monjes Diego Roqué Moreno y Oscar Portillo, quienes están sospechados de abuso sexual tras la denuncia de un exseminarista en el monasterio del Cristo Orante, de Tupungato.

El arzobispo de Mendoza Marcelo Colombo habló con Radio Nihuil del caso los monjes Diego Roqué Moreno y Oscar Portillo, quienes están sospechados de abuso sexual tras la denuncia de un exseminarista en el monasterio del Cristo Orante, de Tupungato. Colombo dijo que en el arzobispado provincial se tomaron medidas al respecto: "Fue el trámite del retiro de la información preliminar que nosotros llevamos a cabo y también la documentación inherente a la misma fraternidad, las constituciones, el origen de sus miembros, etc".

"Las novedades que tengo son las que tiene toda la opinión pública sobre la detención de los sacerdotes y, de parte nuestra, la puesta a disposición de la información que nos pidió la Justicia, es todo lo que tenemos. Sabemos que han debido prestar declaración en dos instancias judiciales", dijo.

"Estamos en una congregración, en una fraternidad monástica, ellos tienen su propio asesor legal distinto del obispado, nosotros lo que hacemos es siempre trabajar en la línea de la prevención, siempre que podemos y nos da la posibilidad la persona de dialogar sobre todo cuando viene un denunciante", añadió.

Evitó meterse en especulaciones sobre si se le estaba haciendo una maniobra a los sacerdotes porque el Cristo Orante está en una zona de mucho desarrollo económico. "No me parece conveniente dar ese tipo de interpretaciones toda vez que la Justicia está trabajando con toda seriedad", opinó.

También afirmó: "En este sentido se nota la eficacia de los organismos institucionales en todos los pasos y también para poder garantizar a todas las partes afectadas su derecho de defensa y su manifestación".

Se refirió a la aparición de la orden del Cristo Orante. "Surgió en tiempos de Arancibia y son dos monjes que a lo largo del tiempo fueron haciendo un largo camino institucional hasta que monseñor les aprobó las constituciones y han estado presentes desde los mediados de los años '90", señaló.

Confirmó que el monasterio "está cerrado al público, no hay visitas".

"Me informaron que los sacerdotes siguen detenidos -en contraventores-porque ha ido uno de los sacerdotes encargados de la pastoral carcelaria a visitarlos", contó.

Dijo con respecto a sus reemplazos: "En este momento la pequeña comunidad monástica está integrada por cuatro jóvenes, uno de ellos es sacerdote para las celebraciones y hay uno que tiene sus votos para ser el que conduzca la comunidad", completó.

Fuente: Diario UNO de Mendoza

Comentarios