Godoy Cruz
Jueves 11 de Octubre de 2018

El primer juicio oral por apropiación de bebés en Mendoza

Se trata de la nieta recuperada 117, Claudia Domínguez Castro (40). Hay tres imputados: el matrimonio que la anotó como su hija biológica y un tío y padrino de bautismo.

Comienza este jueves en los tribunales federales de Mendoza el juicio a tres imputados por la apropiación de Claudia Domínguez Castro (40), la nieta recuperada número 117 e hija de Walter Domínguez y Gladys Castro, quienes están desaparecidos desde 1977.

El proceso se desarrolla en el Tribunal Oral Federal 1 y está a cargo de los jueces María Paula Marisi, Alberto Carelli y Alejandro Piña. Es la primera vez que en Mendoza se lleva a cabo un debate oral y público por la apropiación de bebés durante la dictadura militar.

Los acusados son el matrimonio que anotó a Claudia Domínguez Castro como hija biológica cuando era bebé y Segundo Héctor Carabajal, miembro del Destacamento de Inteligencia 144 del Ejército, quien está casado con la hermana de la madre apropiadora y a su vez fue padrino de bautismo de Claudia.
Retención y ocultamiento de la menor y falsificación de la identidad son algunos de los delitos que analiza el tribunal de sentencia.

Las audiencias han sido programadas a razón de dos por semana: los jueves y viernes. Por ello, desde el Tribunal Oral Federal estiman que habrá sentencia durante la primera semana de noviembre.

La desaparición de los padres

La nieta recuperada 117 nació en cautiverio. Cuando la madre –empleada de una panadería– y el padre –chofer de colectivo y estudiante de Arquitectura– fueron secuestrados durante la madrugada del 9 de diciembre de 1977 en una casa de calle Luzuriaga, de Godoy Cruz, ella cursaba un embarazo de seis meses.

Ambos fueron víctimas de un procedimiento encuadrado en el operativo "Escoba", cuyo propósito era acabar con el Partido Comunista Marxista Leninista (PCML). El resultado fue el secuestro y desaparición de nueve personas.

La pareja de mendocinos fue arrebatada de su vivienda, con uso de la violencia y transportada por la fuerza en dos automóviles, con destino desconocido.

Posteriormente, sus familiares realizaron varias denuncias por estos secuestros, inclusive el reclamo por la suerte de la criatura en gestación que debía nacer en marzo de 1978, pero no obtuvieron ningún resultado.

Su historia

La historia de Claudia fue revelada en octubre de 2015 por la Asociación de Abuelas de Plaza de Mayo desde Buenos Aires.

El hallazgo no podría haberse concretado sin el arduo trabajo de Abuelas de Mendoza, ya que María de Domínguez, abuela paterna de Claudia y titular de ese organismo en la provincia, la buscó durante años hasta que la contactó.

Una prueba del ADN de Claudia cotejado con las muestras que forman parte del Banco Nacional de Datos Genéticos indicaron que la mujer es hija de los desaparecidos Domínguez (24) y Castro (22).

Claudia vivió con una identidad falsa desde su nacimiento hasta 2015, cuando supo de su origen real y la identidad verdadera le fue restituida.

De la conferencia de prensa en Buenos Aires participaron las abuelas María de Domínguez y Angelina Catterino. Claudia fue presentada en sociedad en Mendoza el 16 de octubre de 2015, en los estudios de radio Nacional.

Dijo que se sintió "en shock cuando el estudio de ADN reveló su verdadera identidad" y que, aunque sabía que era hija adoptiva "nunca lo relacionó con el terrorismo de Estado". Siempre tuvo dudas con su fecha de nacimiento. Hoy, Claudia Domínguez Castro tiene 40 años, está casada con un andinista y es madre de tres niñas.