Mendoza
Viernes 19 de Octubre de 2018

"El trabajo en la cárcel no es un derecho, es una obligación"

Lo dijo el director de la Cárcel, Eduardo Orellana, durante el Congreso Internacional de Seguridad.

¿Cómo combatir la inseguridad con obras? fue uno de los temas centrales que se trató durante la última jornada del Congreso Internacional de Seguridad que se desarrolló en el Hotel Intercontinental.

Durante la exposición, Eduardo Orellana, director del Servicio Penitenciario de Mendoza, se refirió a la importancia del trabajo para las personas privadas de libertad. "El trabajo para estas personas es una obligación, tiene que ver con conductas y habilidades que le permitirán a esa persona, cuando vuelva a ser parte de la ciudadanía activa, ser una persona que tenga mayores posibilidades de reinsertarse y vivir legalmente, cumpliendo las normas que todos estamos obligados a cumplir", explicó.

Orellana afirmó además que "las cárceles son parte del sistema de seguridad. La seguridad no puede llegar hasta la comisaría, tiene que tener un retorno y es cuando la persona recupera la libertad".

Respecto de la función que tiene que tener la cárcel, el funcionario manifestó: "El sistema penal trabaja para que las personas que entraron salgan con más habilidades y hábitos, no van a salir mejores personas, eso no se logra en la cárcel; sí se logra que tengan mejores habilidades y conductas. La conducta de levantarse a un horario, de respetar, no agredir, ir a trabajar, tener un salario digno. Para eso necesitan saber oficios, certificar habilidades, seguir normas, tratar sus adicciones".