Mendoza
Domingo 02 de Diciembre de 2018

En Mendoza, 58 jueces empezarán a pagar Ganancias

Un fallo de la Corte Suprema de la Nación habilitó a que desde diciembre tributen ese impuesto los magistrados nombrados a partir de enero del 2017.

Un fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación hizo crugir las columnas de los poderes judiciales del país y vino a derribar los beneficios impositivos que gozaban los magistrados: a partir de ahora todos los nombrados desde el 1 de enero del 2017 deberán pagar el Impuesto a las Ganancias. En Mendoza, sólo tributan 9 (porque venían de afuera del Poder Judicial) y en diciembre lo harán 58 más entre nuevos jueces, fiscales y defensores.

Para enteder el impacto que tendrá pongamos de ejemplo, un juez de la Corte local que perciba $200.000 de sueldo este mes deberá pagar por este impuesto $70.000, pero acumulará una deuda de $488.076 que deberá saldar entre abril y mayo del 2019.

La ley 27.346 que establecía esta obligación para los nuevos magistrados, funcionarios y empleados nombrados desde el 2017 se sancionó en el 2016, pero luego la Asociación de Magistrados presentó una medida cautelar que frenó su aplicación hasta el 27 de noviembre pasado cuando la Corte en un fallo unánime dejó sin efecto esa cautelar y por tanto se debe cumplir con la norma, lo que ya levantó polvareda interna.

"Si bien nosotros aguardamos a que desde el Poder Judicial, de la Corte, del Ministerio Público y de la Defensa nos confirmen quiénes son los afectados que asumieron nuevos cargos o fueron nombrados en 2017, según nuestras bases podemos decir que hasta ahora eran 9 los que tributaban porque no tenían una carrera judicial (tal es el caso del ministro de la Corte Dalmiro Garay) y que a ellos se suman 58 más, entre jueces, fiscales y equiparados a magistrados", confirmó Leonardo Da Viá, contador general adjunto de la Contaduría general de la provincia, desde donde parten las liquidaciones de los empleados de los tres poderes del Estado.

Oficialmente desde enero del 2017 a la fecha se nombraron 27 jueces, defensores y fiscales en la provincia (lista a la que se debe añadir a Dalmiro Garay que asumió como juez de la Corte en julio pasado), a los que se adosarán como tributantes algunos equiparados a magistrados y funcionarios que ascendieron
.
También deberán pagar este impuesto 7 jueces federales: 5 que integran la Cámara Federal de Apelaciones, designados en septiembre del 2017 y 2 más del Tribunal Oral en lo Criminal Federal Nº1 que juraron en agosto de ese año.

Más allá del impacto monetario inminente en el bolsillo de los magistrados, hay quienes evalúan que el mero fantasma de Ganancias frenará ascensos y podría generar renuncias a nuevos cargos.

Sucede que si un empleado ingresó al Poder Judicial en el 2010 y planeaba concursar por un cargo mayor en un futuro cercano, sabe que de hacerlo comenzará a tributar lo que lo llevaría a replanteara ese ascenso, ya que con este esquema no le convendría económicamente tener un cargo superior por el que cobraría menos y tendría más responsabilidades
.
Revocada esta cautelar, ahora será el juez de primera instancia quien deba resolver la cuestión de fondo, y allí podría ingresar una intención del Gobierno que se respalda en un proyecto de la UCR que trabajó el entorno del gobernador Alfredo Cornejo: que todos los magistrados paguen Ganancias. Eso podría discutirse en 2019.

¿Es retroactivo al 2017?

Uno de los temores de los afectados es cómo se aplicará de ahora en más este impuesto, ya que al caerse la cautelar que lo frenaba todo hace suponer que el pago de Ganancias que es un impuesto anual deberá ser retroactivo, por lo cual los magistrados deberán pagar el total de lo que no tributaron en 2017 y 2018.

"Nosotros somos agentes de retención del impuesto. Para el 2018 vamos a poder retener sólo de los ingresos de diciembre y como no podemos en este caso dejar sin haberes al que tribura, de su bruto mensual se retendrá hasta el 35%, pero claramente con eso no se podrá pagar todo lo que debería haber pagado en el año. Por eso cuando el Estado deba hacer el cierre de la presentación anual de Ganancias ante la AFIP, que es entre abril y mayo, la ley sí establece que en esa liquidación se deberá descontar todo lo que corresponda al 2018. Supongamos que debía $200.000 y yo les desconté en diciembre sólo $50.000 y él gana $150.000, entonces en abril se le descontaría todo, aún cuando el juez no perciba nada y si con eso no alcanzara ese magistrado va a estar obligado a presentar la declaración de Ganancias y pagar lo que reste, como hace cualquier contribuyente", explicó Da Viá.

Si bien la situación tributaria de cada juez es personal, porque depende de lo que pueda devengar por tener hijos a cargo, un crédito hipotecario o una empleada doméstica, por citar algunos casos, para entender cómo podría aplicarse desde ahora este impuesto, pongamos por ejemplo la situación de un juez de la Corte local que percibe de bruto $200.000 mensuales (no hay ningún supremo que cobre menos). En diciembre, se le descontarán $70.000.

Con ese sueldo, en todo el 2018 contando con el aguinaldo percibirá $2.600.000, por lo cual debería haber pagado anualmente de Ganancias.



Fuente: Diario UNO de Mendoza