Mendoza
Domingo 24 de Marzo de 2019

Investigan otro caso de supuestos abusos de un cura a menores en Mendoza

Un exsacerdote de la parroquia Sagrado Corazón de Jesús, del centro de la Ciudad, fue acusado de abusar de tres hermanos menores de edad en su paso por Mendoza. Se trata del cura H. G., quien fue denunciado por "tocamientos" por los padres de los chicos, y que en la actualidad no está viviendo en la provincia.

La denuncia penal fue realizada en 2016 por la familia y actualmente la causa está en proceso de instrucción a cargo de la fiscal Cecilia Bignert, de la Unidad Fiscal de Delitos contra la Integridad Sexual.

Según explicó la fiscal, los chicos tenían entre 3 y 10 años al momento del hecho y se trata de dos nenas y un varón. "Es una causa que se ha demorado porque el proceso pericial de los niños se atrasó y el cura está sometido a proceso con una declaración informativa".

En ese sentido, destacó que aún resta una pericia respecto de la menor de los tres hermanitos y que cuando esté ese paso cumplido se analizará si están las condiciones para imputar a H.G.. En caso de no ser así se archivará la causa.

"Él (por H.G.) dio su versión de la situación y estamos esperando una última pericia para definir si hay elementos para imputar o no. Hasta acá, no han habido elementos suficientes para una imputación", detalló Bignert.

La denuncia de la familia es por tocamientos de carácter sexual y lo que deberán comprobar para definir si imputan o no al cura es si efectivamente se trató de un abuso o, si tiene que ver con lo que dijo H.G. en su defensa, un juego de contacto que habría "incomodado" a los niños.

"Lo que estamos tratando de determinar es si ese juego tuvo connotación sexual o no, más allá de la incomodidad que le puede haber causado a los niños", agregó la fiscal del caso.

En este caso, al tratarse de una denuncia por tocamientos, serán fundamentales las pericias psíquicas, como suele ocurrir en los hechos donde es prácticamente imposible obtener evidencias físicas.

"La causa tuvo un avance en elementos de prueba que no han sido suficientes para formular la imputación. Todo depende de la terminación del proceso de las últimas de las pericias que tenemos que hacer que es de la nena más pequeña".

Cómo sucedieron los hechos

La denuncia penal fue realizada por la familia en 2016 y desde ese momento comenzó a realizarse una investigación que tuvo por un lado la respuesta de la Iglesia que fue similar a la de todos los casos de abuso, es decir, trasladar a H.G. a otra jurisdicción, y por otra parte la del propio cura, que contrató al reconocido jurista del Opus Dei Carlos de Casas para que lo defendiera.

La familia en tanto no contrató un abogado querellante, por lo que la investigación corrió por cuenta de la fiscalía y, al momento, parece estar cerca de archivarse.

"La Iglesia movió las fichas como siempre lo hace, trasladando al cura investigado, no suspendiéndolo en ejercicio de sus funciones como debieron haber hecho", explicó Carlos Lombardi, de la Red de Sobrevivientes de Abuso Eclesiástico.

De todas formas, Lombardi aclaró que como red de sobrevivientes los padres de los menores supuestamente abusados los consultaron pero ellos no patrocinaron legalmente la denuncia penal.

En cuanto al traslado de H.G., Bignert aseguró que "el tema del destino eclesiástico del sacerdote es una cuestión que nos excede a nosotros".

A partir de allí comenzó la investigación que primero estuvo a cargo de otro fiscal, pero que en noviembre de 2017, cuando se creo la Unidad Fiscal Especial de Delitos contra la Integridad Sexual, pasó a manos de Bignert.

"Cuando tomé la causa se le tomó la declaración informativa al cura y se dio inicio a todo el proceso pericial que tiene que ser, con la necesaria intervención de la defensa, porque era necesario que participara y controlara el proceso", declaró la fiscal.

Por último, destacó que hasta que no tengan toda la información no pueden tomar una decisión definitiva pero que pese a toda la gran incorporación de elementos de prueba, muchos que involucran a los niños y otros periféricos, ninguno fue suficiente para formular la imputación sobre el cura.


Comentarios