Mendoza
Miércoles 06 de Marzo de 2019

Juez de la Suprema Corte advierte de que la cautelar a favor del PJ traería "graves consecuencias"

José Valerio consideró que habilitar a los intendentes a presentarse como precandidatos puede resultar perjudicial si después se deja sin efecto esas postulaciones al decidir a favor de la vigencia de la enmienda constitucional que pone tope a la reelecciones.

José Valerio, juez de la Suprema Corte de Justicia, fue el único miembro de la Sala 2 que rechazó la cautelar que finalmente habilitó a cuatro intendentes del PJ a competir por una nueva reelección. Al final de su voto en disidencia, concluyó que lo hizo por considerar "prematura" la presentación judicial contra la enmienda constitucional que pone tope a las reelecciones.

Según el magistrado, Righi (Lavalle), Aveiro (Tunuyán), Giménez (San Martín) y Emir Félix (San Rafael) actuaron tempranamente en base a conjeturas, porque, dijo, "ni de las constancias del expediente ni de los acontecimientos que pueden llegar a conocimiento del Tribunal de manera pública y notoria, surge si efectivamente pertenecen a algún sector partidario interno y que tal agrupación los hubiere proclamado como para encabezar las listas de precandidatos".

Valerio defendió la reforma parcial de la Carta Magna atacada por los peronistas que la consideraron "ilegítima, arbitraria" y dañina del derecho electoral. Fue al señalar que "no se advierte de que por sí misma pudiere conllevar a una vulneración actual e irreversible del derecho electoral pasivo que invocan los accionantes".

Ese quebrantamiento, dijo, "recién se configuraría en caso de que las autoridades del propio partido se expidieran y con resultado negativo respecto de las hipotéticas precandidaturas de los actores".

"Frente al interés particular de las partes el Tribunal debe priorizar el interés político general", argumentó el magistrado.

Mario Adaro y Omar Palermo impusieron la mayoría al aceptar el planteo de los caciques del PJ. Valerio cuestionó en sus fundamentos que la cautelar se resolviera así, como finalmente sucedió: "No es difícil advertir las graves consecuencias que resultarían de un despacho favorable y apresurado de la medida cautelar requerida favoreciendo la viabilidad de la participación que se pretende, toda vez que se estaría admitiendo que se presentara al electorado una opción política que podría luego ser dejada sin efecto al decidir sobre la cuestión de fondo".
Por José Luis Verderico
Fuente: Diario UNO de Mendoza

Comentarios