Mendoza
Domingo 04 de Febrero de 2018

Laly Ulehla, señora de las siete cumbres más altas del mundo

Tiene 46 años, está casada y tiene dos hijos. Es de Río Negro y se financia con lo producido en su empresa familiar. Estuvo cerca de morir en el Everest

Con una energía muy especial que transmite en cada palabra y experiencia, María Alejandra Ulehla, de 46 años, contó cómo se preparó y cumplió su objetivo de pisar las siete cumbres más altas del mundo, y el orgullo de convertirse así en la primera argentina en lograrlo. Dijo que quiere conocer muchas montañas argentinas, pero aseguró que su pasión son "los 8.000".

La deportista oriunda de Río Negro pasó unos días por Plaza de Mulas para visitar amigos, pero especialmente para estar en contacto con la naturaleza y la montaña que tanto ama.

María Alejandra, más conocida como Laly, detalló cómo fue lograr las Seven Summits. Su primera cumbre fue el Aconcagua en 2012, a más de 6.900 metros de altura, y la repitió en 2013: "Siempre tuve en la mira al Everest, era mi sueño único y había algo que me llamaba, quería estar ahí. Para aclimatar, empecé por algo menor, algo más cerca y conocer a la gente que me iba a acompañar", entre ellos Ulises Corvalán, contó.

Ya para 2014 programaron el Everest por el lado sur, Nepal: "Estábamos en el campamento base cuando cayó un bloque gigante de hielo y mató a 16 sherpas. Cerraron el Himalaya y fue una de las mayores tragedias".

Pero esto no desalentó a la andinista, quien ese mismo año junto con su equipo, hizo cumbre en el Kilimanjaro, África, y luego en el Elbrus, en Rusia.

Esto le dio más entrenamiento en montaña y en el 2015, hizo su segundo intento en el imponente Everest, aunque esta vez por la ruta norte: el Tibet, en China. Dijo que para acceder allí fueron examinados y que luego no hay mucha gente por ese lado que pueda auxiliarlos.

"Estábamos en el campamento avanzado, a 6.400 metros y hubo un terremoto. No entendíamos qué pasaba, nos abrazamos todos y cuando paró, decidimos bajar de nuevo. Estás viviendo y haciendo lo que la montaña te permite, y en ese momento nos dijo que no", recordó Laly.

Otra vez cerraron Himalaya: "Se aprendieron muchas cosas porque al bajar vimos la necesidad de la gente que se había quedado sin techo y pudimos ayudar en eso. El obstáculo fue un momento para conectarnos con esa gente".

Ese mismo año –2015– hizo el primer intento en Denali, Alaska, y luego llegó a Vinson, en Antártida.
Finalmente, en 2016 cumplió el objetivo que la llevó a recorrer todas estas cumbres. Alcanzó los 8.838 metros de Everest por la ruta de China: "El camino es tremendo. Son dos meses de expedición. Es larga, pero bella".

Como si fuese poco, ese mismo año subió a la cima de la Pirámide Carstensz, en Oceanía, y en 2017 consiguió la cumbre de Denali, en Alaska.

Su familia
"Estoy casada hace 25 años, tengo dos hijos de 16 y 23 años. Esto es un proyecto familiar, lo financia la familia, la empresa que tenemos con mi marido", explicó Laly y agregó: "Fue año a año trabajar y que las cosas se dieran para estar en esos lugares que queríamos".

"El lema que tenemos los cuatro es la libertad, dejar que el otro se proyecte individualmente más allá de papá, mamá e hijo. Creo que es lo más fuerte que tenemos familiarmente", sostuvo.

Deseo
Su objetivo y proyecto de las Seven Summits se dio progresivamente: "Lo más importante no era el poder de llegar a las cumbres y la conquista, porque para mí no hay nada que conquistar; sino que fue el camino, conocer tanta gente y sentir que somos una cosa con las montañas. Lo sentí en todos los lugares del mundo que fui, sentí como un sentido de unidad muy fuerte", relató Laly Ulehla con esa paz que lleva con ella y que transmite.

"Idioma más, idioma menos, costumbre más costumbre menos, religión, pero tenemos emociones muy parecidas, sentimientos y hay un sentido de unidad a nivel humano y con la naturaleza", agregó.