Mendoza
Domingo 03 de Febrero de 2019

Natalia Fioquetta, la mujer que abre caminos

Es la primera maquinista de Vialidad Provincial, que lanzó una convocatoria para incorporar mujeres en el manejo de su maquinaria pesada.

Cuando se difundió el pasado miércoles la noticia de que las mujeres que trabajan en Vialidad Provincial podrán acceder a manejar la maquinaria pesada, la imagen que acompañó la noticia fue la de Natalia Fioquetta manejando una motoniveladora. Ella arrancó con ventaja, ya que pidió el traslado a la Seccional 3 -Maipú- y le permitieron comenzar a practicar antes de que comiencen los cursos en el mes de abril. La madre de Natalia, le dijo: "Te felicito. Estás en tu salsa Naty, seguí haciendo caminos, y ahora literalmente".

"Las capacidades las tenemos todos. Lo que cambiaba era las herramientas que nos daban. Eso era lo distinto", dijo Natalia.

Quién es Natalia

Natalia tiene 44 años, es mamá de cuatro hijos: Rocío de 22, Alejo de 20; Ana de 17, Bruno de 10. Tiene un nieto, Francesco, de 1 año e hijo de Rocío. Lleva 16 años trabajando en Vialidad. "He pasado por varios sectores, pero mi última función fue en Forestales, hacía inspecciones, permisos y eso. Estaba en la calle, pero no como ahora que puedo manejar equipos. Oficialmente estábamos como administrativas", explicó la godoicruceña.

Consultada si le tenía miedo a semejantes moles de acero, como son las máquinas viales, confesó: "Nunca me dieron miedo las máquinas. Las mujeres viales vivimos rodeadas de maquinaria pesada. Obviamente que estamos con la presión de no poder fallar, porque estamos muy observadas", dijo

Vialidad a la cabeza en igualdad de género

"Esta administración ha apoyado todo lo que hacemos las mujeres para romper con el estereotipo machista y se jugó. Claudio Matilla, de la seccional Maipú fue el que inició este proceso de inclusión. Primero, nombrando a una chica capataz, Mónica Calderón, y lo hizo conmigo. También agradezco a mis compañeros de la zona Norte de la ripiera Centauro y a Rodrigo Gutiérrez, que me permitieron practicar con las máquinas, para que llegue más tranquila al curso. Además nos ha apoyado Rubén Infante", señaló Fioquetta.

"No todas somos mujeres de tacos altos que nos sentamos a no hacer nada. No ensuciamos y nos tiramos al piso si hace falta, como ellos, los varones", añadió.

La gran duda que pasa por todas las cabezas es sobre la aceptación de los compañeros varones, quienes tendrán que compartir un espacio -campamentos- que era exclusivamente masculino: "Mis compañeros han tomado este tema mejor que yo. Están muy contentos. Son nuestros pares y nos conocen. A algunos por ahí les va a costar, pero con una sonrisa y demostrándoles que podemos, los vamos a conquistar" expresó risueña Natalia.

"El mes que viene ya se va a percibir el incremento en mi sueldo, así que hay un asado para todos mis compañeros", prometió la flamante maquinista.

Una cuestión de familia

"Soy la tercera generación de viales: mi bisabuelo materno y mi papá eran maquinistas. Así que esos angelitos en el cielo me deben estar mirando orgullosos", contó la pionera vial sobre su herencia.

Respecto a como tomó su familia el cambio de funciones -y de vida- manifestó para cerrar: "Están como locos en mi familia, en especial mis hijas, que son re-machonas, y estamos acostumbradas a enfrentar todo con coraje y hacer todo tipo de tareas. Mi marido siempre estuvo ausente y tuve que hacer de mamá y papá siempre", finalizó.
Por Raúl Adriazola
Fuente: Diario UNO de Mendoza

Comentarios