Mendoza
Sábado 05 de Mayo de 2018

Para especialistas mendocinos, el objetivo es tentar a los ahorristas

Pablo Salvador, Rodrigo González y Fernando Galante coincidieron en el análisis sobre las nuevas disposiciones.

Tres economistas locales analizaron los anuncios acerca del incremento de la tasa de interés y de la reducción del déficit fiscal, para explicar de qué manera afectan en nuestra economía diaria.

El doctor en Economía Pablo Salvador; Fernando Galante, director y CEO de la empresa Chimpay Soluciones Financieras, y Rodrigo González, de la Fundación Ideal, fueron los especialistas consultados ayer por Diario UNO.

La estrategia
Salvador, González y Galante coincidieron en que la medida del Banco Central de aumentar la tasa de interés para quien invierta en pesos es una estrategia que tiende a tentar a los ahorristas.

"Lo que se busca es reducir el traspaso de pesos a dólares, bajando su demanda y así lograr que baje el precio", manifestó González.

Salvador agregó: "Es un mensaje claro a las familiares y a los inversores que decidieron apostar al peso, una manera de decirles que no se vayan al dólar, porque las operaciones financieras en pesos les convienen más".

Sin embargo, para quienes tomaron créditos en UVA, Lebac o pesos, a la larga puede ser poco conveniente, porque el incremento de la tasa se trasladará al valor de lo que deben devolver.

En cuanto a la financiación que muchos consumidores realizan con tarjeta de crédito, cada vez convendrá menos pagar los montos mínimos. Es porque el aumento de la tasa de interés también repercutirá en ese aspecto, entienden los especialistas en el tema.

"Era una jugada arriesgada, pero el riesgo al que se enfrentaba el Gobierno si no lo hacía era mucho mayor", manifestó Galante.

Sobre la venta obligatoria de dólares por parte de los bancos, a los ahorristas no les afecta excepto por un detalle: el dólar tenderá a bajar, y también sus ahorros si los han realizado en moneda extranjera.
Cómo reducir el déficit fiscal
Según los economistas mendocinos, hay diversas maneras de reducir la brecha entre lo que se recauda y lo que se gasta, además del anuncio sobre ralentizar la inversión en obra pública.

Acerca de la posibilidad de que se produzcan ajustes en políticas sociales, González opinó: "El gasto social está institucionalizado, no se pueden tocar planes como la asignación universal por hijo, ni las prestaciones jubilatorias. Por otra parte, el cronograma de descongelamiento de las tarifas ya se ha establecido y eso tampoco puede cambiar. Por esto se apunta a la reducción de la obra pública".

Sin embargo, para Galante hay otras medidas que se podrían tomar para reducir el déficit fiscal, que tanto preocupa a los inversores extranjeros. Una de esas decisiones es la de ordenar las cuentas de arriba hacia abajo, primero en la administración general de la Nación, luego en las administraciones provinciales y más puntualmente en los municipios.

"No se está haciendo demasiado en este sentido", manifestó el economista.

Fuente: Diario UNO de Mendoza