Mendoza
Miércoles 24 de Enero de 2018

Preocupación: crece la población carcelaria y más de 800 personas duermen en el piso

Así lo indicó Sebastián Sarmiento, juez de Ejecución Penal. Además dijo que Mendoza tiene el nivel de prisionización más alto del país.

El juez de Ejecución Penal, Sebastián Sarmiento, indicó que el crecimiento de la población penal de Mendoza en lo que va de ese 2018 es "alarmante". Dijo que entre 800 y mil personas duermen en el piso y que es necesario una ley de cupos, para descomprimir las cárceles.

Sostuvo que el nivel de prisionización de Mendoza es la más alta en Argentina: "Estamos hablando de 234 personas cada 100 mil habitantes, cuando el promedio en Argentina está por debajo de las 160 personas".

"En los últimos seis años el crecimiento rondó en los 60 internos durante el mes de enero. En lo que vamos en este mes son 120 internos más, casi el doble del crecimiento histórico en Mendoza", sostuvo Sarmiento a este portal.

El juez destacó el esfuerzo que hace el Poder Ejecutivo en construir más plazas carcelarias, pero reflexionó: "Estas plazas demoran y siempre van detrás de este crecimiento que llamó la atención y que atenta contra la dignidad de las personas hoy detenidas".

pabellon 3 boulogne sur mer4.jpeg
Pabellón 3 del penal Boulogne Sur Mer.
Pabellón 3 del penal Boulogne Sur Mer.

"Hablamos de casi entre 800 y mil personas sin una cama, en algunos casos sin colchón y otros casos sin celdas. Están durmiendo en sectores comunes, en pasillos o directamente en la intemperie", expresó Sarmiento y agregó: "Esta situación es preocupante porque atenta contra la seguridad, contra el funcionamiento del sistema, contra el objetivo de reinsertar en la sociedad al interno y es necesario un replanteo".

Como consecuencia de esto, las personas que entraron presas en los últimos y quienes ingresen en los próximos meses "están condenadas a dormir en el piso, a tener problemas de acceso a la educación porque no van a tener cupo, no van a hacer actividades laborales e incluso van a tener problemas para acceder a la salud pública".

pabellon 3 boulogne sur mer5.jpeg
Pabellón 3 del penal Boulogne Sur Mer.
Pabellón 3 del penal Boulogne Sur Mer.

Otra preocupación
En los últimos años hubo un incremento de detenciones por violencia de género y alrededor de 600 personas están detenidas por estas causas.

"Lo que se observa es que una vez que recuperan la libertad, en algunos casos están ingresando nuevamente ya no por violencia de género, sino por delitos contra la propiedad, es decir, se prisionizaron, adquirieron algunas prácticas lamentables, salieron en libertad, perdieron su empleo y lamentablemente están volviendo con otros delitos. Y no sabemos en un futuro si pueden llegar a ser delitos más graves", detalló Sebastián Sarmiento.

Legislación de emergencia
El juez de Ejecución penal aseguró que es necesario de manera urgente una ley de cupo carcelario, ya que el sistema judicial entiende que la única respuesta es la cárcel.

"Primero debemos analizar y blanquear la cantidad exacta de capacidad de las cárceles de Mendoza. No coinciden los números que informa el Servicio Penitenciario por un lado en su página web y por otro lado en sus informes diarios", dijo Sarmiento.

"Hoy las cárceles de Mendoza están llenas y deberá evaluarse cuántas personas más pueden ingresar, si todas las personas necesariamente tienen que estar detenidas, si las mamás con hijos tienen que estar detenidas, si los mayores de 60 o 70 tienen que estar detenidos, si los que tienen condenas menores a 6 meses tienen que estar detenidos. Si las personas que cometieron delitos de muy poco costo social deben estar detenidos o se pueden buscar medidas alternativas, trabajo comunitario, prisiones nocturnas, detenciones los fines de semana, prisiones domiciliarias. Hay que empezar a discutir seriamente una situación de cupo carcelario porque si no la respuesta punitiva está generando mayor prisionización y mayor delito", detalló el juez Sarmiento.

Explicó: "El nivel de prisionizacion afecta la seguridad. Muchas personas dirán que es necesario que estén detenidos, pero la detención no resuelve el problema. Además, si las cárceles están llenas es pensar como si en un hospital no hay más camas, no podemos seguir derivando personas a ese lugar cuando está lleno".

Como consecuencia de toda esta compleja situación, Sebastián Sarmiento sostuvo que se deja sin posibilidad el fin de la pena, que es la reinserción social: "Si acumulamos y amontonamos a las personas en lo que hoy son las cárceles, que son casi depósitos, no logramos el fin de la pena que es mejorar las condiciones de la persona".


Fuente: Diario UNO de Mendoza