Mendoza
Domingo 04 de Noviembre de 2018

Prohíben a los funcionarios de la Provincia recibir regalos

Se creará un "registro de obsequios" protocolares y los de valor institucional pasarán al patrimonio de la provincia.

Ni regalos, ni obsequios, ni donaciones. Desde esta semana, después de que se conozcan las declaraciones juradas de funcionarios públicos, entrará en vigencia en la provincia la resolución de la Oficina de Ética Pública que les prohíbe recibir "presentes" y los obliga a declarar regalos protocolares, para lo cual se creará un registro. Aquellos obsequios de cortesía o por protocolo podrán incorporarse al patrimonio provincial.

"Lo que buscamos es regular la situación de los regalos que reciben los funcionarios y que puedan torcer su voluntad o influir en su decisión. Y en el caso de que reciban algunos obsequios de valor económico o cultural, como por ejemplo un cuchillo de plata o una carta de San Martín, que son valorables para un archivo histórico los podamos tener y que pasen a ser patrimonio de la provincia", precisó Gabriel Balsells Miró, titular de la Oficina de Ética Pública.

En la resolución que firmó Miró a mediados de mes se aclara qué es lo que está prohibido: "Los funcionarios públicos detallados en el artículo 6 de la Ley 8.993 ... no podrán recibir regalos, obsequios, donaciones, beneficios o gratificaciones, de cosas, servicios o bienes, incluyendo la cesión gratuita del uso de los mismos, con motivo o en ocasión del desempeño de sus funciones. Se entiende que los regalos ... han sido recibidos con motivo o en ocasión del desempeño de sus funciones cuando los mismos no se hubieran ofrecido si el destinatario no desempeñara el cargo que ejerce".

Entre las excepciones a lo prohibido aparecen aquellos obsequios recibidos por costumbre protocolar como son los reconocimientos protocolares de gobiernos, organismos nacionales o internacionales y los provenientes de entidades sin fines de lucro, instituciones de enseñanza destinadas a la capacitación y perfeccionamiento profesional y académico, incluyendo los gastos de viajes y estadías para el dictado o la participación en conferencias, investigaciones o cursos académico -culturales. Igualmente deberán ser entregados en un evento o actividad oficial pública.

De realizar un viaje, el funcionario deberá aclarar qué institución lo paga.

También se exceptúan los obsequios que deriven de una cortesía, definiendo entre ellos a los que "puedan considerarse demostraciones o actos con que se manifiesta la atención, respeto o afecto que tiene alguien hacia otra persona con motivo de acontecimientos en los que resulta usual efectuarlos".

En ese grupo entrarían todos aquellos "presentes" que no afecten la voluntad del funcionario que los reciba.

no regalos.jpg

Un listado oficial

Igualmente las excepciones quedarán anotadas en un "registro de obsequios" y si al momento en que se realizara el regalo, el valor de este o de la sumatoria de los que proveniesen de una misma fuente superase el 20% del valor del monto máximo para contratación directa que fije anualmente la Ley General de Presupuesto, deberán ser además incorporados al patrimonio del Estado provincial. En caso de no ser posible la determinación del valor, se entenderá que el obsequio supera el valor establecido.

Además a ese patrimonio se sumarán también los obsequios que provengan de alguna costumbre protocolar, aún cuando no se pueda cuantificar su costo, y tenga un valor institucional del vínculo con el Estado u organismo que lo envió.

Aquel funcionario que lo haya recibido tendrá 20 días hábiles para declararlo al registro. El mismo plazo tendrá quien cumpla funciones de manera permanente en el exterior. En este caso, la máxima autoridad del organismo donde cumpla funciones la persona que recibió el regalo será la encargada de informar su procedencia.



Fuente: Diario UNO de Mendoza