Mendoza
Miércoles 05 de Diciembre de 2018

Sancionaron a padres tras encontrar a sus hijos en fiestas con alcohol

Los operativos de control los realiza Diversión Nocturna. Se intensificarán durante los festejos de egresados

Desde que entró en vigencia el nuevo código Contravencional de la provincia, se realizaron 16 procedimientos a padres de menores de edad que fueron encontrados en fiestas a las cuales no tenían permitido ingresar y por que en las mismas se expendía alcohol. Piden mayor responsabilidad a los progenitores, que son considerados responsables por lo que hacen sus hijos, y avisaron que en diciembre se intensificarán los controles.

La clausura de las 16 fiestas y los posteriores procedimientos realizados a los padres de los chicos encontrados en las mismas fueron conocidos los últimos días de noviembre a través de declaraciones realizadas por el titular de Diversión Nocturna, Mauricio Pinti, en diálogos con radio Nihuil y El Siete de Mendoza.

A partir de estos eventos, en diciembre la subdirección a cargo de Pinti reforzará los operativos, ya que a las constantes fiestas de egresados se suman nuevas fiestas en salones que no están habilitados para tal fin.

"Lo que se hace es colocar multas a los padres. Elevamos un informe al juzgado de Faltas y es el juez el que decide si se coloca una multa económica o trabajos comunitarios en diferentes reparticiones del Estado", explicó Pinti.

La sanción por el artículo 85 del nuevo Código de Faltas va de 2.000 a 4.000 unidades fijas y o trabajo comunitario de los padres, según decida el juez. Esa suma de unidades fijas actualmente se traduce entre los $20.000 y $40.000, mientras que el trabajo comunitario puede ir de 20 a 40 días.

En este caso, los controles se realizaron principalmente en fiestas privadas o de las denominadas clandestinas, una situación muy repetida ya que los jóvenes menores de 18 años no tienen acceso a los boliches habilitados.

Por ese motivo es que se conforman esas fiestas ilegales, muchas veces con los permisos de los padres que prestan sus casas, o en salones que no están habilitados para colocar una taquilla, cobrar el ingreso y vender alcohol.

"El tema de los menores de edad se detecta mucho en fiestas ilegales, por no tener acceso a locales habilitados. Se generan fiestas donde buscan diversión pero sin contención ni desde un seguro de responsabilidad civil o un servicio de emergencia, lo cual no garantiza la salubridad de esas personas", agregó el funcionario.

Foco en los egresados
Desde la Subdirección de Diversión Nocturna están haciendo especial énfasis en lo que ocurre en las fiestas privadas y clandestinas, pero también en las fiestas de egresados, donde están teniendo inconvenientes sobre todo cuando los padres se van del evento o en el after, es decir cuando los chicos terminan la fiesta y se traladan todos juntos a la casa de alguno de los egresados para continuar con los festejos, pero sin ningún tipo de control.

Este año se puso el foco en la previa a las fiestas, cuando los chicos se juntan para sacarse fotos y luego suben a la batea para ir hasta el salón, ya que notaron que allí comienzan a tomar.

"Hay de responsabilidad de los adolescentes y otro 50% de los padres. Nos pasó varias veces que los padres llegaran con el alcohol y que cuando se les da aviso de la existencia del código y que se exponen a sanciones, se pongan a discutir con los policías o inspectores", explicó Pinti.