Mendoza
Sábado 04 de Agosto de 2018

Uma, una de las cien chicas trans en terapia hormonal

Tiene 23 años y desde hace 4 recibe un tratamiento de hormonización femenina en el Hospital Central. Hay 10 centros en Mendoza que dan respuesta a quienes buscan cambiar de género.

Hace 4 años que Uma Ávila (23) decidió comenzar un tratamiento de hormonización femenina, luego de atravesar un largo proceso que la llevó a pensarse y decidir cómo quería vivir, respetando sus gustos, deseos y elecciones.

Se define mujer trans, y con eso ya derriba por tierra que nacer con genitales masculinos no es una sentencia de vida. "Fue un proceso complejo. Una recibe una crianza destinada a un niño y a medida que pasa el tiempo te das cuenta de que sentís cosas que no podés ponerle nombre", contó la joven que vive en Guaymallén con sus padres y estudia peluquería, aunque su sueño es ser psicóloga.

Cuando estaba en tercer año del secundario, comenzó a vestirse con ropa de mujer, y fue de alguna manera el inicio de un largo camino de búsquedas internas, de dar pasos hacia adelante y de blanquear lo que sentía. "Fue como un shock para mi familia, aunque ellos lo sabían, se daban cuenta de que yo era diferente. Le escribí una carta a mi mamá explicándole que me había reprimido mucho y ese era el malestar que tenía. Hubo conflicto pero todo se fue acomodando de a poco", comentó Uma, que agradece la contención que en esos tiempos le dieron en el colegio que asistía, el Fray Mamerto Esquiú.

Ella es una de las 100 personas trans que en el Hospital Central reciben tratamiento mensual hormonal de cambio de género en forma gratuita. Cada dosis cuesta alrededor de $400.

Por mes se reciben 50 consultas de jóvenes por el tratamiento hormonal. "También estamos recibiendo consulta por niños trans, donde los papás plantean la situación de sus hijos de 4 y 5 años", explicó el sexólogo Germán Gregorio Morassutti, uno de los profesionales que atiende en el Central.

En el sanatorio funciona un centro que trabaja en la atención y abordaje de personas transgénero, que depende del Programa de Salud Sexual y Reproductiva y la Dirección de Género y Diversidad (DGD).

Más lugares

Hace menos de un mes se sumaron otros centros similares, en los hospitales Tagarelli (San Carlos), Enfermeros Argentinos (General Alvear) y el Schestakow (San Rafael); en centros de salud de los departamentos de Godoy Cruz, Las Heras, Luján de Cuyo y San Martín y en la Unidad Penal El Borbollón zona Centro y en el penal en Boulogne Sur Mer.

Los nuevos centros que funcionan en la provincia se abrieron con la intención de mejorar la accesibilidad de quienes adhieren al tratamiento de hormonización y no tanto por la demanda.

Mendoza es una de las pocas provincias que ofrecen este tratamiento en forma gratuita, que hace valer lo que la Ley de Identidad de Género estipula.

Además se han realizado hasta el momento 15 cirugías de reafirmación mamaria a varones trans y 2 a trans femeninas a las que se les realizó una operación que consiste en quitarle las mamas y se les construye un nuevo pectoral, según explicaron desde el programa.

El doctor Pablo Ferrada, del programa que funciona en el Hospital Central, señaló que los pacientes que se suman a la consulta por primera vez llegan con un alto convencimiento personal de su idea de reafirmar lo que sienten.

"El tratamiento hormonal es reversible, y al retirarlo desaparecen los efectos logrados. Para ser precisos con la terminología se llama tratamiento de terapia hormonal cruzada femenina y masculina", aclaró.

Añadió que a los pacientes se les hace seguimiento y siempre el tratamiento es personal y depende de las condiciones de cada individuo. Dijo que se puede acceder a este método desde los 16 años, y antes de esa edad se requiere autorización de los padres o tutores. En esos casos interviene el Abogado del Niño.

La apuesta es visibilizar la temática


Fernanda Urquiza, coordinadora de Diversidad Sexual de la DGD, explicó que "uno de los ejes que nos planteamos fue trabajar fuertemente en visibilizar la temática de las infancias y adolescencias trans. Para ello realizamos capacitaciones y talleres en diversidad sexual y acciones de promoción".

Fernanda añadió que se contempla la formación mediante cursos virtuales con puntaje docente, campañas de sensibilización, mesas de trabajo intersectoriales e interdisciplinarias. "Hay asesoramiento personalizado y confidencial a personas del colectivo LGBTIQ, lo que incluye las ayudas sociales directas del Programa Nuevas Redes, y el fortalecimiento institucional de las áreas municipales brindando las herramientas necesarias para el abordaje de cada caso", expresó.