Mundo
Lunes 07 de Mayo de 2018

El 10% de los niños dados en adopción son reintegrados

Una pequeña parte de los menores no logra vincularse con su nueva familia o viceversa. Está contemplado dentro del proceso. Apuntan a los jueces de familia.

Las adopciones no son sucesos lineales. Involucran emociones, sentimientos, historias y la vinculación entre la familia y el nuevo integrante puede, en ocasiones, no lograrse, lo cual está incluso contemplado en el proceso. En Mendoza, entre 2016 y 2017 en cerca del 10% de los casos hubo reintegros.

El dato lo dio a conocer la flamante diputada y ex subsecretaria de Desarrollo Social Marcela Fernández (Cambia Mendoza), quien apuntó a los jueces de familia como grandes responsables de los atrasos en los tiempos de adopción de los niños.

De acuerdo con la información estadística del Registro Único de Adopciones (RUA) en los dos años pasados, hubo en total 153 vinculaciones. De ese total, 11 niños regresaron a los hogares de la DINAF, es decir, fueron reintegrados, lo que equivale a menos del 10% de familias que no pudieron vincularse. Aunque desde el Ejecutivo afirman que esa cifra es de 25 niños.

El proceso de adopción tiene tres puntos básicos: primero tiene que dictarse la situación de adoptabilidad del niño, luego la Justicia llama al RUA y pide familias y se da la guarda preadoptiva, que es en donde se pone a prueba, de alguna manera, si la vinculación funciona o no, y la tercera parte es la adopción directa, si está todo bien.

Una fuente del RUA explicó que lo ideal es que no fallen las vinculaciones, pero que puede pasar y que por eso hay una guarda preadoptiva de seis meses, que puede ser menor, y que muchos de esos chicos en los que fracasó una primer acercamiento a un familia fueron luego integrados con éxito a otra. "Este período implica un proceso afectivo y de vinculación que no siempre se da", sostuvo.

Marcela Fernández contó que en la actualidad hay en la provincia 148 niños en condiciones de adoptabilidad y unas 600 familias que buscan adoptar. "Los jueces no cumplen con los 180 días de período máximo para dar en adopción al niño, las demoras que se están teniendo son de un año y medio, con suerte", afirmó.

Dijo que las más solicitadas son las llamadas "vinculaciones regulares", que son aquellas en las que se vincula a niñas, niños y adolescentes cuyas características coinciden, comúnmente, con las expectativas de los aspirantes a guarda con fines de adopción.

"Pero la mayoría de los chicos tiene hermanitos y alguno tiene una discapacidad. En Mendoza no se habla mucho de esto, se espera que el niño que sea adoptado sea pequeñito y sano", comentó.

Fernández contó que en la Legislatura crearán la "comisión de control de plazos en adopciones", porque uno de los problemas con los que se encontraron en la gestión es que hay muchos niños que crecen y se desarrollan en hogares de la DINAF por las demoras de los tiempos judiciales.

"Vamos a legislar para que Mendoza sea una provincia modelo en adopciones, acá nadie controla el plazo de los jueces ni el tiempo que se toman para hacerlo. Estamos siendo responsables de este subdesarrollo de los chicos", apuntó.

adopcion-2.jpg
adopcion-3.jpg