Mundo
Martes 16 de Enero de 2018

El Papa habló de "vergüenza ante el daño irreparable causado a niños"

El Papa Francisco dio su mensaje en el Palacio de la Moneda de Chile. Pidió que no se vuelvan a repetir los casos de pedofilia.

El papa Francisco expresó en el Palacio de la Moneda en Chile su "dolor y vergüenza" por los abusos cometidos a menores por parte de sacerdotes, y pidió "que no se vuelva a repetir el daño irreparable" que provocaron miembros de la Iglesia a los niños de ese país, a raíz de los casos de pedofilia.

Lo dijo en su primer discurso en Chile, pronunciado en el Palacio de la Moneda del estado trasandino, donde llegó para una visita de tres días.

Asimismo, el Sumo Pontífice convocó a la dirigencia politica chilena, incluida la presidenta Michelle Bachelet y el mandatario electo Sebastián Piñera, a "escuchar" a los pueblos originarios, al considerar que su sabiduría "puede ser un gran aporte".

El papa manifestó este martes su "dolor" y "vergüenza" por los abusos perpetrados por religiosos a menores que han mancillado la imagen de la Iglesia Católica, en su primer discurso ante autoridades políticas y civiles de Chile.

"No puedo dejar de manifestar el dolor y la vergüenza que siento ante el daño irreparable causado a niños por parte de ministros de la Iglesia", dijo el Papa en el palacio de La Moneda, en medio de los aplausos de los asistentes.

"Me quiero unir a mis hermanos en el episcopado, ya que es justo pedir perdón y apoyar con todas las fuerzas a las víctimas, al mismo tiempo que hemos de empeñarnos para que no se vuelva a repetir", dijo en su discurso.

La ONG estadounidense Bishop Accountability -que desde 2003 se dedica a publicar los archivos de abusadores dentro de la Iglesia Católica- difundió la semana pasada una lista con nombres y antecedentes de casi 80 clérigos que abusaron de menores en Chile.

Activistas de varios países lanzaron el lunes en Santiago una organización global contra el abuso sexual infantil ("Ending Clerical Abuse") y exigieron al Papa que actúe para desterrar la pederastia que mancilla la imagen de la Iglesia Católica.

Fuente: Diario UNO de Mendoza