Mundo
Sábado 26 de Enero de 2019

Guaidó reapareció en público y llamó a una gran movilización en Venezuela

El proclamado presidente interino alertó que podría ir preso en cualquier momento. EEUU evacuó personal no esencial de su embajada en Caracas

Juan Guaidó, el presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela que esta semana se declaró gobernante interino en desafío a Nicolás Maduro, reapareció ayer en público y retó al gobierno al llamar a los venezolanos a una "gran movilización" para la próxima semana. Alertó también que podría ser detenido en cualquier momento por arrogarse el Poder Ejecutivo que reivindica Maduro. "En el terreno de lo que pudiera pasar, pudieran meterme preso hoy, eso lo saben Venezuela y el mundo", afirmó. Al grito de "presidente, presidente!", varios cientos de manifestantes recibieron a Guaidó con aplausos y levantaron sus celulares para fotografiarlo. El opositor, vestido de traje gris oscuro y corbata, sorprendió a todos los presentes saliendo por la puerta de una iglesia para participar en una concentración en una plaza de la barriada de clase media de Chacao, en el este de Caracas.

Los oficialistas "creen que este movimiento se va desinflar", dijo el presidente del Congreso ante cientos de personas que delirantes de emoción gritaban "sí se puede, sí se puede!". Sin embargo, aseguró que él no se rinde. "`Venezuela despertó para hacer sus sueños realidad. Nos despertamos de la pesadilla", agregó.

Está fue la primera aparición pública de Guaidó desde el miércoles, cuando abandonó rápidamente la plaza en la que juró simbólicamente ante decenas de miles de simpatizantes que prometieron defender la Constitución y librar a Venezuela de la "dictadura de Maduro". Su paradero hasta ayer era desconocido mientras crecían las especulaciones, algunas de las cuales apuntaban que buscó refugio en embajada de los países que lo reconocieron como presidente interino para evitar ser detenido.

El jefe del Poder Legislativo, que es controlado por la oposición y que varios territorios reconocen como el único poder legítimo en Venezuela, destacó que esta nueva lucha es un proceso que consta de varias etapas. "Lo dijimos claramente: cuando contemos con el respaldo nacional... y cuando contemos con el respaldo internacional vamos a dar el paso" de asumir las competencias del Ejecutivo venezolano.

En su discurso, Guaidó, de 35 años, llamó a los seguidores a estar atentos a la convocatoria de una "gran movilización" que se efectuará la próxima semana. Asimismo, adelantó que hoy se realizarán en todo el país asambleas populares e invitó para mañana a la población a que se acerque a los comandos militares y las viviendas de oficiales conocidos para informarles sobre el proyecto de ley de amnistía para funcionarios civiles y militares que prepara la Asamblea Nacional.

Canadá, la mayoría de los países de América latina y varias naciones de Europa dieron su respaldo a Guaidó. Algunas excepciones son Bolivia, Cuba, El Salvador y Nicaragua, todos aliados de Maduro. Por su parte, los gobiernos de México y Uruguay emitieron un comunicado conjunto para pedir una solución "pacífica y democrática" ante el complejo panorama que enfrenta Venezuela.

Por su parte, Estados Unidos mostró apoyo a la oposición desde las declaraciones de Guaidó. La Casa Blanca emitió un comunicado minutos después de los hechos para reconocer su "presidencia interina" y los mensajes de respaldo se sucedieron. Ayer, el senador Marco Rubio escribió en Twitter que "acabo de tener una gran conversación con el presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, hace unos momentos. Le dejé saber que Estados Unidos ansía trabajar de cerca con su administración hasta que la democracia se restaure".

Paralelamente a su discurso, Nicolás Maduro dio una rueda de prensa en el palacio de gobierno e insistió en que está dispuesto a abrir negociaciones con la oposición para evitar un desenlace violento a la actual crisis política que vive su país. "Sí tengo que ir desnudo a encontrarme con Guaidó, voy desnudo" dijo el presidente en tono de broma. Según reiteró, el hecho de que Guaidó se asumiera como presidente interino es un golpe de Estado dirigido por Estados Unidos, aunque expresó que también estaría dispuesto a hablar con Donald Trump.

España instó ayer al gobierno chavista a convocar elecciones libres en un plazo necesariamente corto, lo cual fue rechazado en duros términos por Maduro, quien subrayó que ese país europeo "no tiene moral para poner un ultimátum". "Si ellos quieren elecciones que las hagan en España", dijo antes de agregar que el actual gobierno español "no fue electo en ningún voto popular. No pueden dar lecciones ni pueden poner ningún ultimátum", añadió Maduro.

Maduro recordó que las actuales autoridades de España "repiten el guión" que siguió José María Aznar en 2002, cuando Hugo Chávez resistió a una intentona golpista. Más temprano, el canciller de España, Josep Borrell, señaló que Maduro debe convocar elecciones en un plazo "necesariamente corto" y con "todas las garantías", o la Unión Europea (UE) le encargará la responsabilidad a Guaidó, a quien reconocerá como presidente interino. Esta es la propuesta que el Ejecutivo del socialista Pedro Sánchez impulsa en el seno de la UE, donde se trabaja en la búsqueda de una posición común del bloque comunitario de cara al conflicto que atraviesa Venezuela.

En tanto, la embajada de Estados Unidos en Caracas evacuó ayer parte de su personal, dos días después de que Maduro rompiera relaciones diplomáticas y políticas con Washington argumentando que está fraguando un golpe de Estado para sacarlo del poder. Un convoy de al menos una decena de camionetas fue visto salir desde un sector cercano a la embajada estadounidense, en el este de Caracas.

Comentarios