Mundo
Sábado 03 de Noviembre de 2018

Las tensiones raciales marcan la campaña electoral en EEUU

La popularidad de candidatos de la comunidad negra como Andrew Gillum y Stacey Abrams creció como la espuma entre las minorías

En el océano de caras blancas que ovacionaban, energizadas, al presidente Donald Trump en un mitin en Florida esta semana, June y sus dos amigas llamaban la atención: eran las únicas afroamericanas visibles que lo aclamaban entre la multitud.

Las tensiones raciales de Estados Unidos constituyen uno de los principales temas de campaña en las elecciones de medio mandato del martes próximo.

En este contexto, la popularidad de candidatos de la comunidad negra como Andrew Gillum y Stacey Abrams creció como la espuma entre las minorías y ganó el apoyo de personalidades como Barack Obama y Oprah Winfrey.

June, quien se negó a dar su apellido, insistió que Trump no es racista, descartando las críticas que lo acusan de lo contrario.

"No, él no es racista", dijo a la AFP esta secretaria de 42 años. "Lo que sé es que él defiende a Estados Unidos, él hace América grande de nuevo y es lo que yo apoyo".

Las demás personas negras en el mitin republicano eran fundamentalmente los vendedores ambulantes de mercadería pro- Trump.

El resto de los cerca de 8.000 simpatizantes que rugían "¡CNN apesta!" y "¡Construye el muro!" el miércoles en el Hertz Arena de Fort Myers, al oeste de Florida, eran casi unánimemente blancos.
Incluso algunos llevaban camisetas que ponían "Negros por Trump".

Una encuesta de julio de la Universidad Quinnipiac muestra que 79% de los afroestadounidenses creen que Trump es racista.

Pero Stacy Pignatti, una mujer blanca de 46 años, culpó a Obama -el primer presidente afroamericano de Estados Unidos- por el estado de tensiones raciales que vive hoy el país.

"Obama fue el que comenzó a hacer que las tensiones raciales estén en el nivel que están", dijo a la AFP. "Nunca fue así antes.

Cuando [el expresidente republicano George W.] Bush estaba aquí, no había las tensiones raciales que hay ahora".

Ante este panorama, Gillum en Florida, Abrams en Georgia y Ben Jealous, en Maryland -los tres con agendas a la izquierda del espectro demócrata-, apuestan a convertirse en los primeros gobernadores negros de sus respectivos estados.