Mundo
Martes 22 de Mayo de 2018

Se creyó que era una jodita para "la casa real"

El obispo estadounidense cuyo sermón causó revuelo en la boda del príncipe Enrique de Inglaterra con Meghan Markle pensó que la invitación era un chiste.

El reverendo Michael Curry dijo a ITV que creyó que alguien le "estaba jugando una broma del Día de los Inocentes".

El sermón de Curry, titulado "El poder del amor", fue uno de los momentos más comentados de la boda del sábado.

Michael-Curry.jpg
Michael Curry, obispo de Estados Unidos. Foto: AP.
Michael Curry, obispo de Estados Unidos. Foto: AP.

Pero Curry dijo el martes que "no tenía idea" de que su discurso había ocasionado tanto revuelo y que se sentó y pensó, "espero que eso esté bien".

El duque y la duquesa de Sussex, como ahora se conoce a Enrique y Markle, asistirían el martes a su primer compromiso real como pareja casada: la fiesta por el 70mo cumpleaños del príncipe Carlos en el Palacio de Buckingham.