País
Domingo 13 de Enero de 2019

Atornillados al Estado: tienen más de 70 años y siguen trabajando

Tienen más de 70 años y todos llevan más de 30 trabajando en el Estado mendocino. En la provincia existe un grupo de 13 septuagenarios, entre jueces y funcionarios que llegaron a sus cargos por acuerdo con el Senado, que están atornillados a sus cargos y se niegan a jubilarse, aprovechando el beneficio que les da la constitución provincial: "son inamovibles mientras dure su buena conducta". El Gobierno nacional analiza modificar esos beneficios, lo que ya generó el rechazo de la Asociación de Magistrados.

El contador general de la provincia, José Roberto Caviggia tiene 76 años y es quien debe hacer el control interno de Hacienda. Tanto él, como los funcionarios de Fiscalía de Estado o del Honorable Tribunal de Cuentas accedieron a su cargo tras la aprobación del Senado provincial y a ellos el artículo 180 de la constitución local los equipara a la situación de los jueces y les da la categoría de "inamovibles".

Eso supone que se jubilen cuando lo deseen, si es que así sucede, y que no tengan obligación de hacerlo cuando superen la edad jubilatoria.

En la misma situación se encuentran hoy el presidente del Tribunal de Cuentas, Salvador Farruggia (70) y uno de los vocales de ese órgano, Mario Francisco Angelini (71). Ese trío de funcionarios tienen sueldos que superan ampliamente al del gobernador Alfredo Cornejo y es más, tanto Caviggia como Angelini, cuentan con salarios que perforan la barrera de los $318.000, lo que hace aún más entendible que hagan uso del beneficio que les permite decidir cuándo jubilarse y retrasar su pase a pasiva.

Jueces longevos

A ellos se suma en la actualidad una lista de 10 longevos jueces mendocinos, cuyo podio ocupa el camarista Víctor Hugo Comeglio (78) quien ingresó al Poder Judicial en 1963 cuando tenía apenas 23 años, con lo cual ostenta ya 55 años de antigüedad.

El magistrado, como sus pares, cada año incrementa su salario un 2,5% que es lo que percibe en concepto de antigüedad, por lo que en su caso la antigüedad sería superior a su básico.

Según la ley de Jubilaciones y pensiones, la 24018, una vez que los jueces cumplan los 60 años, acrediten 30 años de servicio o 20 de aportes, ya están en condiciones de jubilarse, pero por categoría de inamovivles esa decisión es propia y muchos buscan retrasarla lo que más se pueda porque saben que aquel incremento de 2,5% por año hace que cuando se jubilen con el 82% móvil puedan asegurarse una jubilación más abultada.

Macri analiza cambios previsionales

Entre los cambios previsionales que analiza el Gobierno nacional para aplicarle a los jubilados, resalta que se pretende aumentar de 12 a 15% el aporte de sueldos por mes, elevar la edad jubilatoria de 60 a 65 años y bajar la jubilación del 82% al 72% móvil, algo que ya cosechó la negativa de las asociaciones que nuclean a los magistrados.

Comentarios