País
Sábado 04 de Agosto de 2018

Crece la presión a pocos días de votar por el aborto

Cobos también recibió mensajes en su celular de ambos bandos pero dice que no lo siente como con la resolución 125.

A pocos días de la votación en el Senado del proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) las posturas de ambos lados se vuelven más extremas y crece la presión sobre los senadores para que mantengan su voto o para que lo cambien.

Los tres senadores por Mendoza, Julio Cobos (UCR), Anabel Fernández Sagasti (FPV) y Pamela Verasay (UCR), fueron protagonistas de diferentes versiones que los vinculan tanto a ser presionados como a ser ellos los que ejercen presión sobre otros legisladores.

Edgardo Fretes, un hombre allegado a la Iglesia Católica mendocina que dijo atender "a los periodistas cuando los voceros no pueden", denunció que Pamela Verasay y Anabel Fernández Sagasti son quienes están ejerciendo presión sobre otras senadoras para que voten a favor del proyecto de IVE. El periodista dijo que obtuvo la información de una fuente muy importante de Cambiemos.

En un comunicado que Fretes difundió en sus redes sociales afirmó que, según su fuente, las dos senadoras mendocinas estarían "difundiendo la posibilidad de un estallido de los manifestantes del sector verde en caso de que no salga la aprobación". "Quieren instalar el caos y un clima similar al de la 125", escribió Fretes.

En diálogo con Diario UNO, el periodista dijo que la persona que le hizo esas denuncias es para él una fuente totalmente confiable y que lo que escribió es a título personal. "Lo conozco y tengo los audios de lo que me ha dicho. Es un funcionario de Mendoza que está en Buenos Aires", contó ante la consulta de este diario.

Según Fretes, su fuente le contó que "lo que están planteando es que son los legisladores hombres los que están manejando el resultado de la votación y saben que ahí va a ser muy difícil que reviertan votos, entonces van a ir con la presión de todas las organizaciones que están metidas, sobre las legisladoras mujeres".

Para Fretes, las senadoras están ejerciendo una extorsión al decirles a los otros legisladores, según lo que le contó su fuente, que si la votación es negativa deberán "hacerse cargo de lo que va a pasar en la calle".

El periodista contó que el próximo miércoles, cuando se votará la ley en el senado, habrá unos 70 mendocinos que viajarán desde Mendoza para apoyar a los senadores que voten en contra.
Desde el entorno de Sagasti dijeron que la senadora no respondería a las acusaciones de Fretes y por el lado de Verasay contaron que tampoco daría declaraciones al respecto.

No es lo mismo que la 125
El único de los senadores por Mendoza que votará en contra de la interrupción voluntaria del embarazo es Julio Cobos. El ex vicepresidente de la Nación también ha recibido mensajes en su celular, de parte de los pañuelos verdes y de los celestes, aunque desde su entorno aseguran que no lo vive como una presión y que mucho menos se parece al momento de la votación por la resolución 125 hace diez años.

Fuentes cercanas al senador dijeron que desde que el proyecto pasó al Senado, Cobos recibió a todas las personas que le pidieron audiencias privadas. Por su despacho pasaron figuras como la escritora Claudia Piñeiro, el periodista Ernesto Tenembaum, Malena Galmarini, esposa de Sergio Massa; los diputados Victoria Donda (Libres del Sur) y Daniel Lipovetsky (PRO) y también fueron recibidos médicos a favor de la ley. También Cobos escuchó a representantes en contra del proyecto.

"Julio está en contra del aborto, está en contra de cómo lo establece el proyecto actual. No es una postura ni dogmática ni religiosa. Aunque la iniciativa no pasó por las comisiones que integra, estuvo los martes y los miércoles en las sesiones. En todas esas audiencias han ido a exponer sus motivos y a intentar de que cambie o lo mantenga. Julio se mantiene en lo mismo que expresó y lo que es priorizar la vida del niño por nacer", explicaron desde su entorno.

Contaron que los senadores radicales mendocinos Cobos y Verasay han hablado en excelentes términos y que sabe también la postura de la vicegobernadora, Laura Montero, pero que no han hablado directamente sobre el tema.

"Él cree que hay que transformar el protocolo de aborto no punible en ley, no entiende por qué Mendoza lleva tanto tiempo sin adaptarlo", agregaron.