País
Viernes 10 de Agosto de 2018

Jubilada exige un encuentro íntimo con su joven pareja, un preso de Salta

"No sé con qué cara le vamos a llevar la denuncia al fiscal pero hay que hacerlo", manifestó un oficial de esa provincia.

Una jubilada de 69 años "exigió" en la Comisaría 42 de la ciudad salteña de Tartagal un "encuentro íntimo" con su pareja de 37, quien se encuentra aislado del resto de la población carcelaria por grave inconducta.

"Quiero denunciar al jefe de la Unidad Carcelaria número 5 donde mi concubino se encuentra alojado", comenzó expresando la sexagenaria "señora jubilada", como ella se identificó.

Cuando todo hacía pensar que su pareja había sido víctima de maltrato o apremios ilegales por parte del personal de la cárcel, la señora explicó con claridad el caso.

"Hace tres semanas que mi pareja, fue traído desde el penal de Villa Las Rosas donde cumplió dos años de su condena y hasta ahora -por una cosa o por otra- no hemos podido tener encuentros íntimos. Yo creo que lo hacen a propósito. No nos dan un lugar donde mantener relaciones y es nuestro derecho", manifestó la mujer, cuyo compañero es un peligroso recluso de 37 años, quien se encuentra aislado del resto de la población carcelaria por grave inconducta.

"Por el tema del aislamiento solo pudimos estar solos una vez - explicó visiblemente molesta- pero solo por 30 minutos y es nuestro derecho tener intimidad. Por eso me quejé por nota al director del penal y ya pasaron tres semanas sin que me den respuestas. Así que quiero denunciar a Guillermo González porque lo hace a propósito", expresó en la denuncia policial en la que dejó aclarada que ella es jubilada pero no por eso, con menos derechos que otras mujeres.

"No sé con qué cara le vamos a llevar la denuncia al fiscal pero hay que hacerlo", manifestó un oficial al diario El Tribuno.

Para el personal penitenciario el tema de las visitas íntimas, desde el homicidio de la pareja de "Chirete" Herrera, marcó un antes y un después y se transformó en una cuestión en la que el personal debe adoptar todos los recaudos necesarios para preservar la seguridad de visitas y parejas.

La cárcel de Tartagal no cuenta con dependencias para estos encuentros. Además, precisaron que el recluso protagonizó hechos de inconducta y hasta intentó agredir a un efectivo, lo que no lo habilita para tener los encuentros que la señora reclama.

Fuente: Diario UNO de Mendoza