País
Lunes 29 de Enero de 2018

Las Madres de Plaza de Mayo impidieron una inspección en su sede

Hebe de Bonafini acusó al Gobierno de intentar "quedarse con todo" lo que tiene el organismo "para destruirlo".

Integrantes de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, encabezados por su presidenta, Hebe de Bonafini, impidieron que se realice un inventario sobre los bienes de la Fundación, solicitado en el marco de la causa por supuestas irregularidades en la quiebra de la organización.

Al enterarse de la medida, dispuesta por el juez de feria Javier Consentino, varios miembros de la entidad se trasladaron hasta el local ubicado sobre Hipólito Yrigoyen al 1500 y permanecieron allí desde las 7:00, negándole el ingreso a los agentes judiciales.

Por la tarde, Bonafini brindó una conferencia de prensa durante la cual acusó al Gobierno de intentar "quedarse con todo" lo que tiene el organismo "para destruirlo".

"Ellos están ahora buscando la vuelta para que este edificio sea de la Fundación, pero esto es de la Asociación, es otra cosa", explicó.

Por otra parte, la referente de los derechos humanos ratificó que no fueron notificados de la medida y aseguró que se "van a quedar" en la sede para impedir la inspección.

"Vamos a armar grupos porque la otra vez ya vinieron de noche y entraron sin permiso, no con policías pero como si fueran policías. No queremos que esto nos vuelva a pasar", precisó.

Cuando los funcionarios judiciales se apersonaron por la mañana al local de las Madres se generó una discusión y finalmente se labró un acta para dejar constancia de la imposibilidad de dar cumplimiento a la orden firmada por el juez Consentino.

"No sé cómo les da la cara, no les da vergüenza, a ustedes y a quienes los mandan", le dijo Bonafini a las personas que habían llegado para hacer el registro patrimonial.

La orden judicial exige la realización de un "inventario sobre la totalidad de los bienes existentes" y menciona que si existe "algún tipo de riesgo en la conservación de los bienes inventariados" los funcionarios judiciales están facultados para "proceder a la inmediata clausura del inmueble y/o de los sectores donde éstos se encuentren depositados".

"Asimismo, quedan facultades a requerir el auxilio de la fuerza púbica, a allanar domicilios, y a solicitar los servicios de un cerrajero en caso de resultar necesario", agrega el fallo, lo que por el momento no se había reclamado.

Bonafini ya se había resistido a otra orden judicial en agosto del 2016, cuando se atrincheró en la sede de Madres para evitar ir a declarar ante el juez Marcelo Martínez De Giorgi en la causa de Sueños Compartidos, que investiga el desvío de fondos públicos destinados a la construcción de viviendas a través de maniobras montadas por el ex apoderado Sergio Schoklender.

Esta situación generó movilizaciones a la Plaza de Mayo y la referente social logró que la indagatoria se realizará varios días después y en su propia oficina.

Para esta nueva ocasión, la asociación denunció a través de Twitter la "connivencia del Poder Ejecutivo y del partido Judicial" y evaluaron que el procedimiento sin previa notificación es "ilegal" y "representa una violación de las garantías constitucionales".