País
Jueves 01 de Febrero de 2018

Los "suelditos" de los 24 empleados de Balcedo en su mansión en Uruguay

El cocinero, el chofer, colaboradores y 3 niñeras de Balcedo percibían sueldos superiores a los declarados legalmente. La esposa les pagaba con efectivo que llevaba en la cartera.

El sindicalista bonaerense Marcelo Balcedo (Soeme) contaba con 24 empleados en su chacra en la ciudad uruguaya de Maldonado, con altos sueldos en dólares, pero declarados ante los organismos de ese país con bajos salarios porque gran parte de las remuneraciones era pagadas en forma irregular, detalló el fiscal Rodrigo Morosoli en la audiencia judicial penal contra el gremialista.

El informe del fiscal uruguayo reveló que el cocinero de Balcedo cobraba 4.200 dólares y su entrenador físico, que también era chofer, alcanzaba los 6.000 dólares al mes mientras que las niñeras cobraban 21.400 pesos uruguayos de salario, pero además recibían un monto extra en "negro" de 3.000 dólares, según contó una de las encargadas de cuidar a los hijos del sindicalistas.

Además de un cocinero, personal trainer y tres niñeras, Balcedo tenía empleadas domésticas, chofer, jardinero, encargados de la chacra, cuidadores de animales y otros empleados polifuncionales, que declararon en la fiscalía de Maldonado para dar testimonio de su relación laboral con el titular del Sindicado de Empleados de Minoridad y Educación (Soeme).

Otra de las niñeras también dictaba clases de inglés y portugués a los hijos del gremialista y, al igual que el entrenador, viajó con la familia a EE.UU., México, Tahití y Aruba.

La persona encargada de cuidar a los niños por la noche percibía un sueldo de 19.000 pesos uruguayos, pero al igual que a las otras niñeras, aseguró que recibía una suma no registrada de 2.000 dólares.

Según se desprende de las declaraciones de los empleados, la esposa de Balcedo, Paola Fiedge, quien también está imputada con prisión preventiva por presunto lavado de activos, contrabando y tráfico de armas, era la encargada de pagar los sueldos en efectivo que llevaba en su cartera.

Sobre la irregularidad de la situación laboral de los empleados, la Justicia uruguaya detectó una importante evasión de aportes previsionales e impuestos por gastos de personal.