País
Viernes 09 de Noviembre de 2018

Piden perpetua para acusados de asesinar a un niño de 4 años en un ritual umbanda

El fiscal que intervine en el juicio por el crimen de un nene de 4 años ocurrido durante un ritual umbanda en la ciudad de Mar del Plata pidió que los principales acusados sean condenados a prisión perpetua, y solicitó una pena de seis años y ocho meses para la madre del menor por haberlo abandonado.

Juan Pablo Lódola, titular de la Unidad Funcional de Instrucción 6, planteó este pedido durante su alegato presentado ante el Tribunal Oral en lo Criminal 4 de la localidad balnearia, donde se lleva adelante el debate oral por el homicidio de Uriel Federico Cisneros, hecho que conmocionó a la sociedad local en septiembre de 2015.

El fiscal consideró "plenamente probado" durante el juicio que el niño fue sometido a un "terrible maltrato infantil", y que sufrió "quemaduras, empalamiento, cortes y golpes" durante una serie de rituales umbanda que terminaron con su muerte por estrangulamiento en una vivienda del barrio Las Avenidas.

Lódola pidió que sean condenados a prisión perpetua Ramona Rosa Toledo (54), que es conocida como "Mae Rosa" y lideraba esta secta marplatense; su hija Ivana Isabel Toledo (21); la pareja de la joven, Diego Fernando Grollino (27), y Cristian Aníbal Acha (34).

Los cuatro fueron imputados por el delito de "homicidio triplemente calificado por alevosía, ensañamiento y en concurso premeditado de dos o más personas".

Ivana Toledo y Grollino, quienes tenían a su cuidado al nene al momento de su muerte, están imputados como coautores del homicidio, mientras que la "Mae Rosa" fue acusada de ser la instigadora del crimen en el marco de ceremonias de magia negra, y Acha aparece como "partícipe primario necesario".

El fiscal consideró además que Valeria Hernández (38), madre de la víctima, "colocó en situación de desamparo" al menor "abandonándolo a su suerte, con conocimiento de que Grollino y Toledo lo maltrataban", por lo que señaló que debe ser condenada a seis años y ocho meses de prisión, por el delito de "abandono de persona seguido de muerte, agravado por el vínculo".

"Hernández conocía el estado agónico de su hijo y sabía perfectamente qué clase de trato se le daba", dijo Lódola, y detalló que según declararon numerosos testigos, el nene tenía lesiones "en toda la superficie corporal".

Por otra parte, fue imputado por falso testimonio Lucas Matías Toledo (24), hermano de Ivana, mientras que se retiró la acusación de "partícipes primarios" que pesaba contra los padres de Grollino, Saverio Grollino (68) y Lidia Eulalia Maidana (64).