País
Lunes 22 de Octubre de 2018

Pidieron a la Iglesia que no "tome partido de coyunturas políticas"

El gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, consideró que que "no está mal que la Iglesia dialogue con los sindicalistas" pero sosutvo que "no es bueno" que esa institución "tome partido de coyunturas políticas".

"No está mal que la Iglesia dialogue con los sindicalistas. Lo que estaría mal es que en jugaran en un partido político, en un sector de la política", afirmó Lifschitz.

También remarcó como "necesaria" una renovación de dirigentes gremiales, "que tengan otra impronta y que defiendan los intereses de su sector con transparencia".

Lifschitz se pronunció de esa forma al ser consultado sobre la misa celebrada el sábado pasado en Luján por el arzobispo Agustín Radrizzani y convocada por el frente sindical que encabeza Hugo Moyano.

Si bien destacó en declaraciones periodísticas la "relación que siempre ha tenido algún sector del sindicalismo con sectores de la Iglesia católica", el gobernador marcó la importancia de "separar el lugar que tiene cada uno" en la esfera pública.