País
Domingo 09 de Diciembre de 2018

Psicopatía, personalidad perversa y ausencia de los padres: conocé el perfil de Eguillor

Dos expertas analizaron los comportamientos del joven acusado de abuso sexual.

"Desde el punto de vista médico, fue evaluado y el equipo lo encontró en un estado situacional ubicado en tiempo y espacio. Respondió hasta verborrágicamente las preguntas que se le hicieron", dijo el director del Hospital Santamarina de Monte Grande, después de que su equipo de psiquiatras terminara de evaluar médicamente a Rodrigo Eguillor, el joven de 24 años que había sido detenido el día anterior en el aeropuerto de Ezeiza tras ser acusado de abusar sexualmente de una joven en un departamento del barrio porteño de San Telmo.


Hasta ahora, el practicado en el Santamarina -que simplemente ratifica que Eguillor estaba en condiciones de ser indagado y no profundizó mucho más- es el único examen oficial que se conoce acerca del estado mental del acusado. Lo demás que se sabe es producto de sus apariciones mediáticas y sus insólitos descargos a través de su cuenta de Instagram, donde lo que hizo, además de defenderse, fue pelear con un sinfín de seguidores que lo insultaban ante la gravedad de los hechos que se le imputaban.


Si bien la pericia indicó que Eguillor es una persona que sabe lo que hace, su comportamiento ante la opinión pública dejó entrever que probablemente no tomó real conciencia de la gravedad de la situación que enfrenta. Así lo sostiene la psicóloga Lorena Ruda, quien en diálogo con un medio nacional dijo –basada únicamente en lo que se vio mediáticamente– que el joven todavía no asume la acusación que enfrenta o peor, no le importa.

Rodrigo Eguillor con Mauro Viale en A24.jpg


"Considero que no hay distorsión de la realidad, pero creo que tampoco es consciente de la gravedad de los hechos. Y si lo fuera, pareciera que no le importara, por este motivo estas conductas pueden repetirse. Típico de un perfil psicopático. Quizá empezó a ver como algo malo el hecho de exponerse, pero no lo que pasó con la chica ni con todas las causas que ya tiene anteriormente", explicó la experta, quien a partir de los videos, infirió que Eguillor es una persona que trata siempre de justificar sus agresiones culpando a la víctima y refleja un claro desprecio por la mujer.


"Es un caso que visibiliza lo que sigue ocurriendo en muchos ámbitos, y en toda clase social. El modo de ver a la mujer como un objeto, culparla por 'provocar' por cómo se vistejustificando las conductas de los hombres en cuanto a tocarlas, abusarlas o cualquier conducta relacionada con esta situación. Juzgarlas de 'bombacha floja' como si eso habilitara a ser manoseadas o, como en este caso, violada. No respetando el 'no' de la mujer", agregó Ruda.



Para Elsa Wolfberg, psicoanalista y psiquiatra de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA) y presidente honoraria del capítulo de psiquiatría preventiva de la Asociación de Psiquiatras Argentinos (APSA), el comportamiento de Eguillor también se enmarca en la psicopatía y la violencia.



"Es un chico violento, que atropella. Es intrusivo con las chicas. Tiene una conducta psicopática en la que el culpable siempre es el otro", dijo. Al igual que Ruda, Wolfberg aclaró que es muy difícil emitir un diagnóstico sólo con ver los videos y sus entrevistas, aunque se pueden inferir aspectos y algunos patrones en su comportamiento.



En ese marco, la experta hizo especial hincapié en el rol de los padres, posibles traumas causados cuando era un chico y qué debería hacerse a nivel familiar frente a este caso.


La primera recomendación que hace Wolfberg es que tanto el acusado como su familia deben hacer terapia. "Él debe hacerlo solo y junto con sus padres", recomendó. Al mostrarse violento con las mujeres, la psiquiatra planteó como hipótesis que es muy probable que haya sido violentado en otro momento de su vida.


"Trata de infringir dolor en el otro porque así se saca sufrimiento. Las personas así con frecuencia repiten lo que han padecido. De pronto vivió situaciones de violencia. Usualmente estos comportamientos denotan que vivieron en hogares disfuncionales y su relación con los padres es compleja. Que haya pedido por su mamá cuando lo llevaron preso tiene que ver más con la posición de poder en el ámbito judicial, no porque la necesitara. De pronto todo lo que hace es para vengarse de ella", aclaró.


La madre de Eguillor es Paula Martínez Castro, fiscal de ejecución penal de Lomas de Zamora. Ruda apunta que el joven acudió a ella para buscar un beneficio al verse en medio de tres policías de Seguridad Aeroportuaria, aunque señaló que probablemente ese vínculo pueda explicar sus presuntos abusos.


La psiquiatra de APA cree que con su postura lo único que muestra es una "vida vacía, que carece de contenido". El hecho de que se haga famoso "le restablece valor" a su personalidad. "Tiene actitudes narcisistas y se debe sentir poca cosa. Es un pobre chico, es un pobre diablo", sentenció.


"Cree que ser el malo le da popularidad porque en realidad a sus 24 años no ha llegado muy lejos. Es un joven que vive de la imagen. Habla de la gente que lo rodea únicamente. No tiene nada", concluyó.


Fuente: Infobae

Comentarios