País
Lunes 27 de Noviembre de 2017

Recibieron a piedrazos al juez y se frustró el peritaje en la zona donde murió Rafael Nahuel

La comunidad mapuche cercana al RAM volvió a tomar el predio de Villa Mascardi y echaron a piedrazos a Villanueva y a Policía Federal. Temor oficial a que se pierdan pruebas importantes del hecho.

Con agresiones y piedrazos, la comunidad mapuche Lof Lafuken Winkul Mapu le impidió este lunes a la justicia federal realizar los peritajes criminalísticos y la inspección ocular en el predio de Villa Mascardi, a los que se había comprometido ayer, con lo cual existen "fundados temores de que se pierdan los rastros y pruebas para esclarecer la muerte de Rafael Nahuel", quien falleció anteayer al recibir un impacto de bala 9 mm.

Así lo indicaron a LA NACION fuentes oficiales, que agregaron que la Policía Federal fue violentamente apedreada mientras esperaba fuera del predio la decisión del juez Gustavo Villanueva de ingresar -según lo acordado ayer- para realizar una inspección ocular y peritajes con detectores de metales.

El objetivo de la medida frustrada era localizar vainas servidas en el terreno, de manera de levantar elementos probatorios sobre la actuación del grupo Albatros, que en un presunto intercambio de disparos baleó a Nahuel.

Ante esa nueva espiral de violencia, el juez subrogante en Bariloche ordenó el repliegue de las fuerzas federales, que esperaron durante toda la jornada junto a los peritos policiales a unos cien metros del predio.

La medida judicial también se frustró ante la negativa del Ministerio de Seguridad de permitir condicionamientos de los mapuches, aparentemente aceptados por Villanueva, como es palpar de armas a las fuerzas de seguridad que ingresarían junto al él para realizar la diligencia en un predio usurpado al estado nacional.

Tras la ardua negociación de ayer, de la que participaron el obispo de Bariloche, monseñor Juan José Chaparro, representantes de la APDH y abogados de la comunidad que habían garantizado la concreción de la postergada diligencia, la comunidad volvió a vulnerar pactos y se mantiene "atrincherada" en el predio usurpado, señalaron las fuentes.

Hasta el momento se desconoce qué nuevas medidas ordenará Villanueva o promoverá la fiscal Sylvia Little. "Es la tercera vez consecutiva que la comunidad mapuche engaña a la justicia", enfatizaron las fuentes. "La primera vez, una de las cabecillas de la toma, la mapuche María Nahuel, tía del joven fallecido, les había garantizado que once de los miembros de toma se entregarían a la Justicia. En la segunda oportunidad ayer, acordaron que dejarían entrar al predio a los peritos de criminalística sin ningún tipo de condicionamiento y hoy volvieron a incumplir los pactos, a agredir y a imponer la ley mapuche".

Fuente: La Nación