País
Viernes 26 de Enero de 2018

"Si tengo que ir preso, pónganme al lado de la celda del padre de Macri"

Hugo Moyano mostró su distanciamiento del Gobierno. Dijo que no tiene causas en su contra y que no lava dinero en el club que preside.

El secretario general del sindicato de Camioneros, Hugo Moyano, ratificó que no atraviesa su mejor momento con el gobierno de Mauricio Macri, en una entrevista en la que dejó definiciones polémicas, picantes y de abierto desafío a la administración de Cambiemos, con la que conoció mejores tiempos.

"Si tengo que ir preso, pónganme al lado de la celda del padre de Macri", soltó el presidente de Independiente, en uno de los momentos más ásperos de la nota que concedió, en CrónicaTV, el líder sindical, donde además deslizó ironías sobre su situación judicial y sobre la posibilidad de ir preso: "Para usar casco, soy muy cabezón".

En diálogo con Chiche Gelblung, Moyano insistió en minimizar su situación judicial, al asegurar que "no tiene denuncias" en su contra y que, "si me van a meter en cana, que no vengan 500 tipos a buscarme; me llaman por teléfono y me presento en la comisaría".

Moyano criticó a los funcionarios del Gobierno porque "creen que se pueden llevar a todo el mundo por delante", y advirtió que "no me arrodillaré ante nadie". Aseguró que "nunca" lavó dinero en el club Independiente que preside desde 2014, y consideró que si hubiera cometido alguna irregularidad "no hubiera sido votado por el 90% de los socios".

El dirigente negó ser "el dueño de OCA" y dijo que a esa empresa de correos "le di $500.000 para pagar sueldos".

Moyano exhibió un cambio de discurso respecto de quien otrora fuera su rival político, la ex presidenta Cristina Fernández. El ex secretario general de la CGT dijo que no sabía si el gobierno de la ex mandataria había sido corrupto. "Todos los gobiernos roban, pero algunos le dan de comer a la gente", dijo Moyano, en una cuasirreivindicación, aunque velada, de la administración anterior, al tiempo que aseguró que "para reconstruir el peronismo incluiría a Cristina Kirchner".

Un anticipo del cambio de actitud de Moyano con Cristina se observa en las más recientes declaraciones de su hijo Pablo, quien, vía Máximo Kirchner, reestableció relaciones con La Cámpora y manifestó, en distintas oportunidades, que la ex presidenta debe estar en una eventual reunificación del justicialismo. Ayer volvió a hacerlo: cuando al adjunto de Camioneros lo confrontaron con la postura del gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, quien quiere excluir a CFK, dijo: "Pero él está más cerca del Gobierno que del peronismo".

Sobre la legisladora que lo denunció, Graciela Ocaña agregó: "Esa señora no ha hecho nada en veinticinco años, lo único que hizo fue denunciar a uno, denunciar a otro. Yo hace 27 años que podría estar jubilado del gobierno de la Provincia y no lo hice. ¿Qué autoridad tiene para hablar esa señora?".

Ocaña había anticipado el miércoles que, una vez concluida la feria judicial, ampliará su denuncia de 2011 vinculada al presunto desvío de fondos de la obra social de Camioneros en beneficio de empresas vinculadas a la familia Moyano.

Fuente: Diario UNO de Mendoza