País
Sábado 30 de Diciembre de 2017

Unas 40.000 personas van a Chile para Año Nuevo

Se estima que cruzarán entre el sábado y el 2 de enero para pasar el fin de año en el Pacífico o para arrancar las vacaciones.

En medio de nuevas medidas para agilizar el tránsito a Chile y disminuir las esperas en la Aduana, unas 40.000 personas cruzarán al país vecino entre hoy y el 2 de enero para recibir el nuevo año y enganchar con las vacaciones veraniegas.

De las idas y vueltas de las autoridades provinciales para poner a punto la zona, que estará más transitada de lo normal debido a la visita del papa Francisco (del 15 al 18 de enero), surge la primera acción, que se lanzará a modo de prueba el viernes.

Néstor Majul, subsecretario de Relaciones con la Comunidad provincial, explicó que ese día se dividirán los coches en grupos de entre 250 y 300 unidades y se unirán en una especie de caravana que seguirán a un automóvil policial, que servirá de guía de tránsito ya que su velocidad no excederá de los 90km por hora y cumplirá con todas las normas viales. "Si alguien quiere ir a más de 100km por hora no va a poder porque no podrá superar al móvil policial", dijo.

La idea es que suban de esa manera desde la zona de la Destilería de Luján de Cuyo, y así poder ordenar el tránsito y evitar colas interminables además de brindar mayor seguridad. La propuesta funcionará las 24 horas del día.

Durante el trayecto también está previsto que funcionen controles y postas sanitarias, con el fin de brindar servicios a los viajeros. Habrá espacios sanitarios y se entregarán obleas para continuar el viaje.

"Una vez que los 300 coches lleguen a Los Libertadores, se avisará que salgan otros tantos que esperarán en la zona de Uspallata", comentó el funcionario, y agregó que para llegar a estas medidas se reunieron funcionarios del Gobierno y de Gendarmería.

"Le pedimos a la gente que entienda que lo que queremos es ayudar a que funcione mejor el sistema de tránsito hacia alta montaña, ya que este año está muy complicado porque se unen las vacaciones y la llegada del papa Francisco", dijo.

Anunció además que la semana que viene comenzará a funcionar el sistema unificado de control, en coordinación con los municipios de Luján y Las Heras.

A la espera
Desde la Municipalidad de Luján indicaron que la situación del paso a Chile es preocupante, y por eso tendrán una reunión la semana que viene, para delinear las estrategias a aplicar.

Carlos Salas, del sector de Tránsito del Municipio lujanino, dijo que la idea es primero organizarse internamente para poder dar una respuesta lo más adecuada posible a la situación que se presentará en enero. "Contamos con un espacio grande en la zona industrial a la altura de la destilería. Vamos a adecuarla y que sirva como una playa de estacionamiento para unos 1.300 coches", explicó. Adelantó que se colocarán luminarias, servicios de baño químico y serán severos con el control de venta ambulante. "También –dijo– estamos trabajando con Bomberos Voluntarios para armar un plan de contingencia en caso de que sea necesario, ya que el lugar estará muy concurrido y queremos evitar el colapso".