Policiales
Miércoles 12 de Septiembre de 2018

De terror: tres condenados por abusar de cuatro hermanitos en Las Heras

Un hombre llevó a cuatros hermanitos y a otros tres chicos a una casa donde un grupo de adultos abusó de ellos y los filmó.

Tres condenados y una historia de terror. La Justicia mendocina, a través del juez Gonzalo Guiñazú, condenó a dos personas de 50 años y a una de 18 a penas que van entre los 9 y los 16 años de prisión por el abuso de un grupo de niños.

El caso ocurrió el 24 de octubre de 2016 y la condena fue dada a conocer este miércoles. Los condenados son: Daniel Oscar Riveros Cortez (16 años de cárcel), Rodolfo Rubén Pérez (14 años de cárcel), y Juan Sebastián Zenteno Viaro (9 años de prisión), explicó el periodista Alejandro Gamero de Radio Nihuil.

Los hechos comenzaron cuando uno de los condenados, aprovechando la confianza de la familia y que la madre de las víctimas se encontraba cuidando a un familiar en el hospital, llevó a cuatro chicos (tres nenas de 9, 7 y 4 años y un varón de 2) "a pasear" y en realidad los trasladó a una casa en la calle Lisandro Moyano de Las Heras.

Allí tendría lugar la historia de terror. En el domicilio se encontraba uno de los condenados, de 18 años, que era tío de los menores. Una tía de ellos, de 14 años que tenía una relación sentimental con otro de los condenados y otros adultos. En total, una vez que las puertas se cerraron, había siete hombres mayores de edad, los cuatro niños y otros tres que ya se encontraban en el lugar, más la adolescente de 14 años.

En ese domicilio, los chicos fueron desnudados, se los alcoholizó con vino y se los drogó con pastillas. Fueron abusados sexualmente, manoseados, incluso a las niñas se las disfrazó de mujeres adultas y las filmaron. La encargada de tomar las imágenes fue la tía de ellas.

Una vez concretados los hechos, fue la Cámara Gesel la que permitió la condena. Hasta el más chico, de solo dos años, pudo explicar con señas qué era lo que le habían hecho, lo que luego fue ratificado por los psicólogos. Las niñas también dijeron lo que había pasado, mientras que los otros tres chicos no eran conocidos por el grupo de hermanitos. Incluso contaron que las amenazaban con agua caliente si no obedecían.

En cuanto a la adolescente de 14 años, por tener esa edad era inimputable, por lo que estuvo en la Dinaf y se escapó.

Una de las sospechas de los jueces, que finalmente no se pudo comprobar, es que la filmación y las fotos eran para tráfico de pornografía infantil pero cuándo se hicieron los allanamientos, el teléfono de la menor, usado para las imágenes no se secuestró y después no pudo ser encontrado.

Entre los condenados, hay uno de ellos con prisión domiciliaria por obesidad mórbida y otro de ellos tenía antecedentes por un homicidio.


Fuente: Diario UNO de Mendoza