Política
Domingo 29 de Abril de 2018

La Cámpora y los díscolos quieren el control del PJ

El nuevo bloque Podemos Vivir Mejor afirma que disputará las elecciones partidarias locales de octubre. El intendente de San Rafael Emir Félix, minimizó la escisión. Dijo que son unos pocos que se fueron por los cargos.

El terremoto que sacudió esta semana al Partido Justicialista mendocino traspasó las fronteras propias e impactó con fuerza a todo el planeta político provincial.

La fractura del peronismo en la Legislatura abrió una confrontación interna a cara de perro y sin precedentes recientes.

Tal es así , que el reducido número de separatistas liderados por La Cámpora y la senadora nacional Anabel Fernández Sagasti, ya anticipa que esto es sólo el principio y que en octubre irá por todo.

Uno de los referentes del nuevo bloque legislativo, bautizado Podemos Vivir Mejor, puso las cosas en claro: "Vamos a disputar la conducción partidaria en octubre. El partido define nuevas autoridades, hay elecciones y vamos a dar la pelea" sentenció el diputado Jorge Tanús, en diálogo con Diario UNO.

Argumentó que esta fractura es porque el justicialismo comenzó a realinearse de cara al 2019 y que hay "un peronismo con Cristina, con el que nosotros tenemos más sintonía. Y uno sin Cristina, que es el de los gobernadores e intendentes".

Desde la otra vereda del partido, la que gobierna el PJ, rechazaron esas evaluaciones.

Emir Félix, intendente de San Rafael y hermano del actual presidente del PJ local, Omar Félix, redujo la revuelta de los disidentes a mundanas ambiciones legislativas.

"La definición de los cargos en la Legislatura fue el desencadenante. Se tenían que distribuir las presidencias de los bloques y los puestos que ocuparíamos en la cámara, y quienes tenían pretensiones pero no juntaban los votos suficientes terminaron por irse y armar su bloque propio", expreso Félix a UNO.

Para él, esta escisión se circunscribirá apenas al recinto de la Legislatura y no se expandirá por el partido. Insistió en que los muchachos rompieron sólo por unos cargos.

Cuando pase el temblor
El epicentro de este sismo de gran magnitud en el PJ fue ni más ni menos que el acuerdo realizado entre la senadora nacional kirchnerista Anabel Fernández Sagasti, en representación de los ahora disidentes y el gobernador Alfredo Cornejo, quienes pactaron a espaldas del peronismo, aprobar la ampliación de la Suprema Corte local de 7 a 9 miembros.

El sacudón fue tan grande que al gobierno de Cornejo el cimbronazo le frustró por segunda vez, la posibilidad de dar sanción definitiva al proyecto para agrandar el máximo tribunal de justicia local.

Dicen en la Legislatura que con los votos asegurados de los separatistas del PJ, al gobernador se le sublevaron varios diputados radicales, quienes se negaron a avalar una reforma pactada con la referente más cercana a Cristina Fernández de Kirchner.

Incluso, aliados de Cambia Mendoza, afirman en off que hubo agrias quejas de Cambiemos desde Buenos Aires por la jugada del gobernador.

La frutilla del postre fue el sosegate que la vicegobernadora Laura Montero le puso al intento oficialista, cuando con apenas un tuit hundió la legitimación del acuerdo, manifestándose abiertamente contra de la ampliación del tribunal.

Montero, máxima autoridad de la Casa de las Leyes, seguía de cerca lo que se cocinaba y no le gustaban nada el cómo, las formas y el hecho de que su investidura fuera desairada mientras le pasaban por arriba. Por eso salió a marcar la cancha

El nuevo grupo separatista liderado por Anabel mientras tanto, hizo su negocio, al menos de corto plazo. Dio muestras hacia adentro del partido de que puede negociar con el gobernador sin depender de los intendentes ni de las autoridades del PJ y aprovechó la furia interna de la que fueron blanco para dar el portazo partidario y hacer rancho aparte en la Legislatura.

Así, armaron un bloque de cinco diputados y tres senadores disidentes y aseveran, muy envalentonados, que el libro de pases está abierto y que esperan sumar a más peronistas allegados al cristinismo, que no estarían felices con la conducción.

Mar de fondo
A la hora de buscar las causas de la fractura peronista, lo primero que puede notarse es el dibujo que quedó. Los separatistas pertenecen a los dos grupos internos del PJ que perdieron las últimas PASO (Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias) a manos de Omar Félix y la agrupación Somos Mendoza.

Desde la conducción del partido relativizaron ese dibujo porque aseguran que los que se fueron son grupos minúsculos.

Lo que está claro, es que la fractura se veía venir. Hace tiempo que un torrente de diferencias viene socavando la vida interna del PJ.

Jorge Tanús detalló las causales del divorcio: "En lo local, nos cansamos de pedir participación a la conducción del partido. No hubo ninguna voluntad de sentar a los tres espacios de la interna para discutir las autoridades legislativas, las de los bloques".

"En lo nacional -continuó-, en los próximos días, vienen a Mendoza Miguel Ángel Pichetto y Juan Manuel Urtubey, porque hay un alineamiento preliminar de la conducción del partido y de nuestros intendentes con el peronismo nacional de los gobernadores. Y nosotros, en cambio, estamos más cerca del kirchnerismo".

El cacique de San Rafael, Emir Félix también dijo lo suyo. Confirmó que viene Miguel Ángel Pichetto a Mendoza pero aclaró que es "para tratar la política vitivinícola y frutícola que hay que debatir en el Senado".

Relativizó que la división traiga más cambios: "No cambia nada porque ya veníamos votando divididos. Lo único que cambia ahora es la convivencia parlamentaria.

Negó Félix que todo obedezca a un reagrupamiento del peronismo a nivel nacional: "No es verdad, ni tiene que ver con Cristina. En el PJ hay muchos que están con Cristina y nos siguen acompañando".

El divorcio ha puesto en pie de guerra antes de lo previsto a los díscolos contra las autoridades del partido. Es un claro síntoma de la profunda crisis que aún arrasa al PJ.

Hay un mandamiento famoso en el peronismo: "El que gana gobierna y el que pierde acompaña". Esa ley sagrada ha sido desafiada.